sábado, 31 de octubre de 2015

Silence of the Lambs (¡FELIZ HALLOWEEN!)

Estimadas Criaturas de la Noche: 

Así es, mis hijos, es la noche de Halloween y los monstruos de las pesadillas emergen para atormentar a los seres humanos. ¿Pero quien deberá coronar esta noche de brujas? ¿Vampiros, tiburones mutantes, demonios que poseen niñas, zombies...? No, el rey de esta noche no tiene nada de sobrenatural, pero su humanidad es más terrorífica que cualquier discípulo de la noche. Tal como lo hemos venido preparando, desde su caída en Dragón Rojo a sus extrañas aventuras en Francia durante su cinta homónima, es hora de que el Doctor Lector se tome el blog y nos de unas lecciones de cocina con la que es, indiscutiblemente, su mejor y más terrorífica película. Los noto callados... mis corderos.

A census taker once tried to test me. I ate his liver with some fava beans and a nice chianti... TSSS TSSS TSSS TSSSS...


Título Original: Silence of the Lambs
Año: 1991
Director: Jonathan Demme

Si han seguido mis reviews de Hannibal y Dragón Rojo, saben que Silencio de los Inocentes es, en realidad, la segunda historia en ser escrita en la saga de libros (tercera en su cronología interna si contamos Hannibal Rising) y, técnicamente, la segunda en ser adaptada, si contamos Manhunter como adaptación del Dragón Rojo. Es esta última la razón por la que Jonathan Demme partió desde el segundo libro y no del primero, lo cual generó un pequeño plothole que solo fue salvado 11 años más tarde con Edward Norton como William Graham... ¿PORQUE DEMONIOS LA POLICÍA CONFIARÍA EN UN PSICÓPATA EN PRIMER LUGAR PARA RESOLVER UN CASO? ¡Qué clase de inepto pensó que esto iba a salir bien! Bueno, con Dragón Rojo esto adquirió sentido ¡los ayudo en el pasado a atrapar a Dolarhyde! 

Clarice Starling, interpretada en esta ocasión por Jodie Foster, es una estudiante del FBI novata que aún no termina la academia y es enviada a terminar su entrenamiento entrevistando al doctor Hannibal Lecter, como siempre, interpretado por el magno Anthony Hopkins. Sin embargo, al poco andar, y tal como el doctor se dio cuenta rápidamente, el verdadero motivo de la entrevista es intentar armar un perfil  psicológico de un nuevo asesino en serie, Buffalo Bill, quien secuestra mujeres para luego arrancarles la piel para motivos desconocidos.

A medida que las sesiones avanzan, la inocente agente Starling pronto descubrirá que Hannibal, a pesar de estar encerrado, tiene un enorme poder sobre ella a través de las palabras, y que un psicópata encerrado es tan o más peligroso que uno fuera de rejas.

¡Alto ahí! ¡Policía de la internet! ¡Entregue todos sus torrents y váyase con las manos en alto!

Hablar de Silencio de los Inocentes es un verdadero desafío porque no se de donde demonios comenzar. ¡Todo en esta película funciona, todo! Actuaciones, dirección, música, guión, hay pocas películas que logren mezclar todo esto de forma tan genial y no caer en un solo aspecto. ¡En ninguno! Y saben lo mejor de todo, ¡esto es terror! ¡A la mierda sus clasificaciones "esto es shuspenso, un thriller policial"! ¡Terror, mierda! ¡Freddy Krueger y Jason Voorhees derraman lágrimas de emoción viendo esta película! (Nota del Editor: Justo después de escribirse esta review, salió una reseña del AVGN solo para defender esta teoría. Es octubre de las coincidencias). Y aunque la película 2001 Hannibal probablemente sea la que caiga mejor en ese género, el hecho de que hayan policía y misterio no le quita el elemento macabro y estremecedor.

Empezaré, entonces, con lo más obvio: Anthony. Fucking. Hopkins. He evitado en las reseñas del Dragón Rojo y Hannibal detenerme mucho en este punto, porque donde lo lleva a su mayor potencial es en Silencio de los Inocentes. Es quizás una de las actuaciones más estremecedoras que se haya llevado a la pantalla grande. Sé que influye el guión y la forma en que están filmadas las escenas, pero es Hopkins quien logra crear esa sensación de que no hay verdadera prisión para él. Su poder va más allá de las barreras de una simple cristal. A un punto da la impresión de que está allí encerrado porque le da gana, y cuando quiera irse lo va a hacer.

Es especialmente esclarecedor que la segunda interacción con Clarice sea detonada por la muerte de otro reo a varias celdas de distancia, al parecer, asesinado por las palabras de Hannibal. Nunca sabemos que le dijo, ni como, pero esto es más otra demostración de que, realmente, la cárcel es una ficción.

-Señor Lecter, está arrestado por organizar un torneo de Poker ilegal contra James Bond.
-Estos chistes de Mads Mikkelsen se nos están yendo de las manos.

Mi escena favorita, por lejos, es su presentación. La agente Clarice caminando por el pasillo, una silla plegable al fondo, pasando al lado de distintos dementes y maniáticos, cada uno más peligroso y chiflado que el anterior. La tensión es enorme, sabes que el último en la sala debe de ser el peor. Y entonces, aparece Hopkins, un señor elegante observando con mirada divertida a la inexperta agente. Sabes, inmediatamente, que tras esa sofisticación y cierta caballerosidad se oculta el peor de todos los criminales. 

Por supuesto, el eje de la película son las conversaciones entre Starling y Lecter, esto a diferencia de Dragón Rojo, donde el eje es el caso mismo. No sabemos mucho de Buffalo Bill hasta el tercer acto, donde Hannibal desaparece del guión por unos instantes y recordamos que, bueno, hay desapariciones de mujeres que resolver. Hasta entonces, el motor es Clarice y Lecter hablando a través de un cristal, y mientras la inexperta agente del FBI intenta obtener lo que necesita del doctor, Hannibal juega a entrar en la mente de Starling, a romper su caparazón y entender porque Clarice está obsesionada con atrapar a Bill.

Esto nos lleva a otra gran actuación de la película: Jodie Foster. Su personaje pudo tan fácilmente ser la "Sarah Connor", la mujer fuerte que cae ante a Lecter... y en parte lo es, es un rol femenino con mucho carácter, pero al mismo tiempo, muy humano y real. Tiene miedo y es débil cuando la situación lo amerita, porque es joven, inexperta, es su primer caso real y este implica tratar directamente con un lunático. A veces, por construir personaje femeninos fuertes, olvidamos escribir personajes femeninos humanos. Jodie Foster, sin perder la personalidad, da exactamente en el clavo en la interpretación.

El verdadero villano de la película

Las conversaciones de Clarice con Lecter nos llevan finalmente al título de la película: Silence of the Lambs, cuya traducción más exacta es "El Silencio de los Corderos". No quiero arruinar porque la película tiene este nombre, pero el intercambio final donde se revela esto es realmente desgarrador, a pesar de su simpleza. Es de esos momentos donde te das cuenta que no estás viendo una simple película de asesinos, sino una obra maestra de la psicología humana. 

Pero bueno, ¡hay un caso también que resolver! Personalmente, nunca encontré a Buffalo Bill la mitad de interesante que "El Dragón Rojo", pero debo admitir que cuando el centro de la película se vuelve él en lugar de Hannibal, la cinta no pierde nada de ritmo. Y es que Bill tiene lo suyo, quizás porque quieres que Starling calle a los corderos gritando en su cabeza, o quizás porque su danza es tan perturbadora que solo quieres que alguien lo atrape. ¡Por cierto! El perro de Bill se llama "Precioso", lo cual no es una coincidencia: este villano vive en una cueva y de pronto pierde al perro. ¿Les suena a cierto acertijo en la oscuridad? (No, no lo inventé yo, hay varias notas de producción que hablan de eso).

¿Saben lo otro que noté revisitando esta película? Que no se le da suficientemente crédito a la actriz de la última víctima de Bill. HOLY. SHIT. ¡Qué personaje más gracioso! Donde fácilmente pudimos poner a una Damisela en Aprietos, tiramos a la verdadera Sarah Connor al fondo de un pozo, ¡quién secuestra al perro y lo toma como rehén! ¡Y luego cuando llega Starling, en lugar de darle las gracias, grita como desquiciada "SÁCAME PERRA"! ¿Porque no obtuvo nominación?


Ahora, antes de terminar, un par de escenas con pequeños spoilers (nada del otro mundo si han leído mi reseña de Hannibal). Cuando la gente dice que esta cinta no es terror, parece olvidar el escape de Hannibal de su celda. Holy. Shit. Juro por dios, no hay nada que me aterre más que el momento en que Hopkins toma un bastón y golpea casi sonriendo (pero no realmente) al policía. La ejecución de esa escena es de lo peor que hay. ¡O cuando descubrimos que Hannibal realmente iba en la ambulancia! ¡SHIEEEEEEET! ¡AHÍ QUEDASTE, MICHAEL MYERS! Y con más simpleza, otro momento que transmite terror solo con las actuaciones es la llamada telefónica final: puedes notar el horror en la voz de Starling mientras dice "¿doctor Lecter?, ¿DOCTOR LECTER?". No es terror mis polainas.

Si por ABC motivo no han visto Silencio de los Inocentes, es una película imperativa, casi imperdonable de haberse perdido. De hecho, me alegra que la serie de NBC no haya alcanzado a cubrir esta trama, porque esta película la hizo tan bien que quizás habría opacado el legado de una serie enorme. Es increíble el talento y dedicación que ha generado esta saga de historias, ya sea en formato cine o serie. Háganse un favor: vean esta trilogía completa y la serie. Me lo van a agradecer. Lo que es yo, la luna llena llama. Los niños y sus huevos se preparan para el asedio. No cuentan con mi manguera. LET THEM COME.

Atentamente,
Farfaramir, PUT THE LOTION IN THE BASKET!

Nop. No podía faltar

1 comentario:

  1. Sé que la reseña es de 2015 y que llego tardísimo xD pero que les puedo decir, descubrí este blog hace poco y la verdad es que me tiene viciado. Me encantó esta reseña de una de mis películas favoritas de todos los tiempos, pero hay algo que quisiera aportar, hay un par de escenas que no mencionaste que sin dudas dan miedo de verdad: La escena donde creemos que el FBI ya tiene sitiado a Buffalo solo para llevarnos un épico "zaz! En toda la boca!" Al ver que la casa está vacia y que el asesino está muy lejos, a punto de verse frente a frente con Clarice, que no tiene ni la menor idea de que ese hombre amable y solitario con el que habla es Fucking Buffalo Bill. Y la otra escena es la inolvidable cazería en el sótano, a oscuras, mientras Bill observa a Clarice con los lentes de visión nocturna, esta parte me hace morderme las uñas cada vez que la veo, es tan tensa que es casi insufrible. Hannibal da miedo con un par de miradas y un par de palabras, si, pero realmente creo que estas dos escenas son la perfecta respuesta a quien diga que esta obra no es de terror c:

    ResponderEliminar