lunes, 26 de octubre de 2015

Puente de Espías (2015)

Estimados Lectores:

Otro "extra" en el mes del Terror (sin interrumpir la programación normal). Todo abogado odia más que ninguna pregunta la clásica interrogante que te pregunta tu familia/amigo/idiotas en la calle cuando le dices que eres abogado: "HOLLE, ¿I ZI TIENEZ KE DEFENDER UN DELINKUENTE?", como si todos los abogados nos dedicáramos a Penal, y como si dentro de esos pocos que ven esa área no hubieran acusadores y defensores. Pero hey, alguien tiene que hacer esa estúpida pregunta. Quizás por eso me agrado tanto Puente de Espías, la nueva película de Steven Spielberg: porque responde a esa pregunta de la mejor manera posible.

Estos años sin Jehnny han sido basura


Título Original: Bridge of Spies
Año: 2015
Director: Steven Spielberg

Bridge of Spies cuenta la historia real de James B. Donovan (Tom Hanks), un exitoso abogado de seguros a quien se le asigna una tarea poco grata: defender a un espía ruso en un juicio en territorio americano. La idea es, básicamente, dejar bien parado a Estados Unidos durante la Guerra Fría como un país que respeta los derechos de todos, incluso sus enemigos. Pero nadie contaba con que Donovan se tome el caso demasiado en serio, intentando defender las garantías del espía hasta las últimas consecuencias. De la noche a la mañana, Donovan pasara a ser el hombre más odiado de América por luchar por lo que el considera correcto.

Les advierto de entrada: esta es una película de abogados. Sé que ya se están levantando de sus asientos para mejor pagar por Escalofríos, ¡pero denme un segundo! ¡Los abogados podemos ser entretenidos! ¿Quién no ama a Lionel Hutz o a Matt Murdock/Daredevil? Pero no es central. Mi punto es: buena parte de esta película es diálogo y negociación, y negociación, y Tom Hanks explicando a su hijo que Fallout es solo un videojuego (?), y negociación. ¿Es algo malo? Para nada: Spielberg se las arregla para crear una película de casi dos horas y media que no aburre sin prácticamente incluir ni una escena de acción.

Según yo, esta película se sostiene por tres pilares: guión, dirección y actuación. Me atrevo a adelantar que esta película, muy probablemente, sea una de las favoritas a los Oscar por el lado del libreto original, porque no he visto hace tiempo una película que se sostenga en diálogos tan tensos y divertidos al mismo tiempo. Te sumerge en un juego de poder y negociación que te tiene atrapado hasta que la película se termina.


Respecto a la dirección, señor Espilbergo, usted es un genio. Desde el principio se nota que quien está detrás de la cámara no es un amateur o un aprendiz de camarógrafo: es el director de directores. Parte de la película toma lugar en Berlín dividido por el Muro, y les prometo: es algo maravilloso de ver. Esta debe de ser una de las mejores películas que retraten esa situación que hayamos tenido a la fecha, y la mayoría es logrado por un magnífico trabajo de cámara.

Pero todas estas cosas serían irrelevantes si Tom Hanks no interpretara de forma sublime a Donovan y lo transformara en tu héroe de "no acción" favorita. Es imposible no adorar al sujeto y sentir lástima por su repentina falta de popularidad ¡Solo está haciendo su trabajo! Eso es lo que no entiende la mayoría de la gente cuando hace la pregunta de la entradilla: todos tienen derecho a un juicio, y que este sea justo. Si renunciamos a eso, renunciamos a nuestra condición de seres racionales. El Espía Ruso, interpretado por el acto inglés Mark Rylance, también realiza un increíble trabajo, no quiero aventurarme, pero preveo un par de nominaciones en esta dupla.

Quizás lo que más me llamó la atención de la película es como Spielberg, generalmente bastante "GO 'MURICA!" logra retratar una sociedad bastante prejuiciosa sin ninguna contención. Esta película despedaza al ciudadano americano corriente y paranoico que odia a todo lo que se encuentra fuera del país y a quienes lo apoyen, incluso por los buenos motivos. Hay una escena en el colegio en que los niños hacen juramento a la bandera que cruza la línea del terror. No sé si era la idea. Ahora, es cierto que al final el señor Espilbergo no puede resistirse a incluir la redención del ciudadano americano y de pronto los rusos tienen música siniestra digna del senador Palpatine, pero hey, no puedo pedirlo todo.


Ahora, la película en realidad puede dividirse en dos partes: la primera es la defensa de Hanks al espía, y la segunda es de negociaciones con los rusos para recuperar a un espía estadounidense. Ambas secciones son espectaculares... pero la transición entre ambas es un tanto extraña. Parecen dos películas distintas. Mis señores progenitores estaban alegres con el cambio, pues estaban un tanto aburridos durante la primera hora, pero yo que soy un leguleyo aburrido y sonso creo que aprecie más la primera hora. Lo que sigue es fantástico y extremadamente tenso, con Hanks caminando por una Berlín que se cae a pedazos, pero como buen abogado prefiero el principio con toda la crítica a la sociedad americana que hay entre medio.

Hay otros problemas con la película, como la introducción de una nueva trama de un segundo prisionero americano, un estudiante para ser exacto. Obviamente, esto está basado en hechos reales y entiendo la necesidad de introducirla, pero al pobre tipo lo vemos como dos minutos y luego no vuelve a aparecer hasta el final, quizás me habría interesado más si supiera más de él, como el espía ruso o el piloto americano.

Pero es algo tan menor en una cinta excelente, con brillantes actuaciones, dirección y guión. Como vengo diciendo, probablemente tenga varias nominaciones a la academia y las tendrá bien merecidas, incluso a Mejor Película. ¿Lo ganará? Lo dudo, hay muchos trabajos mejores de Spielberg, pero sin duda esto es de lo mejor que ha hecho en algún tiempo, definitivamente mejor que Lincoln y Caballo de Guerra. Recomiendo abiertamente verla en el cine, A MENOS que les aburra una película centrada en diálogos y negociaciones. En ese caso: pasen. Lo que es yo, vuelvo a sumergirme en las mareas del mes del terror que ya van en retirada...

Atentamente
Farfaramir, el espía patagónico

1 comentario:

  1. A mi la película me encanto, pero me molesto que hayan mostrado a los gringos tan buenos con Abel. Es rídiculo, sabiendo que tienen Guantanamo, ¿ni una vez lo torturaron? En cambio obvio que podemos dedicar varias escenas de tortura rusa, because we can. Me hubiese gustado más realismo en todo el trato contra Abel, no solo de los civiles, porque sin querer ser pro norteamericana, esta película es mas GO MURICA que la chucha!! ¿Te fijaste que Spielberg metió una bandera norteamericana en aquellas escenas finales del tren y los niños saltando esas rejas, lo que obviamente quiso decir: aqui no hay muros que nuestros jovenes no puedan saltar. Me molesto mucho y sentí que arruinaron una película que me tenía en las nubes. En todo lo demás, fue hermoso, especialmente las escenas de Berlin. Precioso, me alegro haberla visto en 1080

    ResponderEliminar