lunes, 30 de noviembre de 2015

El Laberinto del Fauno (Review y Análisis del Final)

Estimados Lectores:

Alguien el otro día en la reseña de San Andreas escribió algo estilo "amo leer cuando se enojan por una película". Tiene sentido, todos disfrutamos leer a alguien furioso contra una super basura en la que miles de personas pusieron horas y horas de esfuerzo para construirla y yo solo una tarde frente al computador destruyéndola. En el fondo, la crítica destructiva es fácil y divertida, como señala el gran Anton Ego. Pero a veces es bueno recordar que los que escribimos cine lo hacemos por una razón: amamos las buenas películas. Así que esta semana, a puertas del aniversario de Cine Basura el 2 de diciembre, en lugar de seguir basureando a Susanne Collins, elegí tres de mis películas favoritas de toda la vida y hablaremos de ellas. Solo 3, muy distintas una de otras (la tercera les hará explotar los cerebros). Por esta semana, será solo Farfaramir feliz. Empecemos entonces con El Laberinto del Fauno. 

-Debéis salvar Narnia, princesa Lucy.
-WTF?


Título Original: El Laberinto del Fauno
Año: 2006
Director: Guillermo del Toro

Durante la post Guerra Civil Española (la película da a entender que ocurre más o menos paralelo al Desembarco de Normandía), la pequeña Ofelia y su madre se trasladan a las montañas a conocer a su nuevo padrastro, el Capitán Vidal, quien también es el futuro padre de su aún hermano. Vidal lleva un campamento fronterizo encargado de barrer con la última resistencia contra el régimen de Franco, cerca del cual Ofelia encuentra unas ruinas. Dentro de las ruinas, Ofelia descubre un fantástico secreto: ella es en realidad la perdida princesa Moanna, un personaje de cuentos de hadas destinada a convertirse en la reina del inframundo (no tan críptico como suena).

Para lograrlo, debe pasar 3 pruebas diferentes, las cuales demostraran que no ha perdido su esencia inmortal, pruebas propuestas por un misterioso y astuto fauno. Claro, no es fácil hacerlo cuando estás bajo la constante vigilancia de uno de los mayores villanos jamás concebidos en la historia del cine, y mientras España se sacude por los últimos enfrentamientos entre fascistas y comunistas.

Hablar de esta película para mí ha sido una de mis mayores prioridades desde que abrí esta pocilga asquerosa que llamo "blog" (al igual que las próximas dos películas), cada vez que puedo se la chantó a mis amigos y  luego me arrepiento porque termino llorando como niña. ¿Entonces, porque recién ahora? ¿Porque 4 años esperando para hablar de la que es básicamente una de tus películas favoritas? Bueno, existe una razón realmente idiota, y puesta en perspectiva, carece absolutamente de sentido: esta es una película que divide a muchos, especialmente porque toma una posición muy clara respecto a la Guerra Civil Española, al gobierno de Franco, con héroes y villanos muy marcados. Tomar una posición clara frente a esta película podría espantar algunos de mis lectores (¿vieron que es una razón realmente idiota?).

Mr. Byson tiene un acento muy marcado esta mañana

Este es el asunto: No me importa el color de esta película, soy chileno, ¿porqué demonios debería importarme que posición tomó Guillermo del Toro ante un conflicto español de hace más de 70 años? La película es una obra maestra independiente del color político. Y antes de que alguien salte a decirme "comunista comeguaguas", la verdad es que uno de mis libros favoritos sobre la Guerra Civil Española es la saga Los Cipreses Creen en Dios, y esa es absolutamente hacia el otro lado. Puedo apreciar ambas porque ambas son excelentes obras de arte. Y a menos que esa criatura con ojos en las manos sea una metáfora de Franco manipulando la prensa y lo que ve el pueblo español devorando los sueños en formas de hadas... creo que hay mucho más a esta película que una mera toma de posición frente a un conflicto.

Dicho esto, disculpen damas y caballeros. Es hora de entrar en mi zona de Fanboy máximo. ¡ADORO ESTA PELÍCULA CON PASIÓN Y LOCURA! La he visto al menos unas 15 veces, y todas mis vistas terminan con una larga sesión al psiquiatra donde el costo de la consulta sale más por todos los pañuelos con mocos que lleno que porque se trata de un profesional competente. Esta película es mágica, trágica, intensa, completa en todo sentido, una obra maestra de principio a fin, un reloj en la mano del Capitán Vidal que funciona a la perfección, es simplemente caviar cinematográfico en su mayor expresión. ¿Dije que amo esta película? 

La cinta funciona naturalmente como una dinámica de realidad y fantasía cruzadas, con arcos paralelos que se van yuxtaponiéndose sin que sea sencillo determinar si Ofelia es verdadera la Princesa Chuchula del Reino Pitufo o una esquizofrénica desenfrenada (o una niña viviendo en un mundo de fantasía como mecanismo de defensa ante los horrores que enfrenta, pero cuyas creaciones al mismo tiempo son afectados por la pesadilla que la rodea. También sirve). Esto se ha hecho en el pasado, pero la razón por la que funciona bien es porque, bueno, ambos arcos son increíblemente interesantes. En ninguna parte estás gritando "¡Noooo, basta de los españoletes, ¿dónde está el Fauno?" o viceversa, "¿de nuevo las hadas? ¡Queremos más Capitán Vidal!". 

WELCOME TO YOUR NIGHTMARES

Hablemos del elemento fantasía primero. Como a ratos pareciera que todo esto proviene de la imaginación de Ofelia (tranquilos, ya tomaremos una posición al respecto), uno pensaría que vamos a vivir en un mundo con hadas felices, colores, cartas que bailan y canciones. Nop. Bienvenidos a la retorcida mente de Ofelia/Guillermo del Toro, la fantasía en esta película es casi tan oscura y siniestra como la guerra que ocurre encima de ella. Es fascinante y al mismo tiempo extremadamente terrorífica. Cuerpos son devorados por horrendos monstruos, arquitectura de pesadilla domina los escenarios, y decisiones de vida o muerte son tomadas. Y aunque ahondaremos en esto más tarde, si seguimos la tesis de que esto es parte de la imaginación de Ofelia, tiene sentido: es un reflejo del mundo en que vive, oscuro, siniestro, pero al mismo tiempo impregnado con un anhelo de algo mejor, la esperanza de que todo saldrá bien al final.

Todo este arco de fantasía es conducido por el Fauno. En cualquier película, este cretino con acento españolete sería por lejos mi personaje favorito, pero hay tantos excelentes y brillantes que no podría simplemente entregarle la corona. De todos modos, es extremadamente fascinante: el diseño es increíble y el maquillaje (casi nada es digital) único y extremadamente complejo. Lo mejor es que no sabes si confiar o no en él, muchas veces parece manipulador y tener su propia agenda. Esto vuelve todo el arco argumental de las pruebas extremadamente intrigante...

...especialmente cuando consideras que el Fauno y esa horrible criatura en la segunda prueba son interpretados por el mismo actor. Yep. En esta película hay pocas cosas dejadas al azar. 

¿Salvar mi vida o comer esas ricas uvas? La decisión es obvia. Uvas.

De hecho, hablemos un momento de lo absolutamente espectacular que es esta escena. La primera vez que vi esta película, no podía creer lo que estaba viendo. Estaba, honestamente, horrorizado. Esta sola secuencia de pesadilla es probablemente más terrorífica que gran parte del cine de terror de los últimos años. Hay un momento en que Ofelia va corriendo por el pasillo, mientras esta criatura avanza lentamente, como un zombie, y de pronto... La cosa alza la mano. Y un chillido de ultratumba inunda la pantalla. Es ese momento en el que dices "Ofelia, quizás deberías jugar menos con Fauno y aceptar al Capitán Vidal como tu amo y señor, creo que tienes más oportunidades de salir con vida". Es mi escena favorita de toda la película, y siendo esta una de mis películas favoritas de la historia, es, también, una de mis escenas favoritas del cine en general. 

Paralelamente a todo esto, tenemos el arco de la Guerra Civil. Y donde la película pudo ser un aburrido drama con un villano y una heroína, la película crea todo un universo de personajes extremadamente memorables, incluso si son secundarios o incidentales. Desde cada uno de los guerrilleros a los hombres de Vidal, todos dejan alguna marca, creando la sensación de que solo estamos viendo una pequeña historia en un mundo complejo, enorme, donde la pequeña aventura de Ofelia es apenas un grano de arena en un conflicto donde ambos bandos están perdiendo muchas vidas en odios que nadie comprende realmente.

Sé que la siguiente es una escena menor, pero grafica bien lo que quiero decir. En cierto momento, un doctor que actúa como doble agente acude al campamento de los guerrilleros para comunicar que debe mutilar a uno de los heridos. La escena pudo ser incidental, pero algo en ella funciona: el sujeto, llamado "el francés" (o algo así), justo antes de que le corten la pierna, pide un momento al doctor. Mira a su pierna, y puedes por un momento en sus ojos comprender la madeja de sensaciones que vive. Y luego da el "adelante" simplemente haciendo un gesto con la cabeza. Nunca habíamos visto al personaje, nunca lo volvemos a ver, pero en una simple toma simple construimos todo lo que necesitábamos saber sobre él. Este personaje con menos de 30 segundos de pantalla tiene más profundidad que cualquiera de los robots en cuatro Transformers. 

"Una princesa"... :')

Pero sin duda quien se roba la película en una de las interpretaciones más siniestras jamás puesta en pantalla grande es Sergi López como el Capitán Vidal. HOLY. SHIT. Este sujeto aquí es la maldad encarnada, quizás mi villano número uno de la historia del cine. Y habría sido tan fácil hacerlo alguien comicamente malo o exagerado, pero está justo en el límite donde te lo compras. Es un personaje definido y único, con motivos claros y que cree realmente que lo que hace es su deber. Y que ese deber es correcto. Y realiza actos de extrema maldad con una frialdad apenas comparable con la del villano de "No Country for Old Men" (mi segundo villano favorito), sin sonreír ni un momento. Mención especial a la secuencia de la cena con los partidarios de Franco. Esa escena es la que te das cuenta que no es un mero dictador maniático. Este tipo es malo, pero no una caricatura. Es la esencia de verdadera maldad, de la que existe en el mundo real, toda depositada en una sola persona.

Es tan terrorífico que la primera vez que vi esta película, hubo al menos 4 o 5 momentos donde tuve que apartar la mirada por unos segundos, porque la crueldad que alcanza es absurda. Hay una secuencia que involucra una botella de vino que puedo describir como uno de los asesinatos a sangre fría más brutales que se haya filmado jamás. Incluso en escenas menos gráficas es terrorífico, como cuando se propone torturar a un pobre tartamudo para sacarle información, esa escena es para comerse las uñas. Y aunque en este caso el es más bien la víctima, admito que aún hasta hoy me resulta difícil ver la última secuencia en que se afeita y bebe whisky. Descripción gráfica de "eso debió doler" (tranquilos, si no la han visto, no hay manera que imaginen de que estoy hablando).

Por el lado de los guerrilleros, tenemos también una serie de personajes extremadamente memorables. Desde el noble Doctor a la nana, al tartatamudo, todos son personajes que quedan rápidamente grabados en la memoria, que queremos ver triunfar al final, con los que sufrimos cuando alguno cae o es torturado. Esta es la señal de una buena historia: cuando incluso los personajes anexos a Ofelia terciarios te importan hasta sus últimos momentos.

Y aquí poner la cabeza del jinete sin... Momento, ¡me equivoqué de libro!

Pero al final del día, el gran hilo conductor de la película es Ofelia. Y con el historial de personajes niños desastrosos en todo el cine, haber creado un personaje tan querible, carismático y encantador como Ofelia, extremadamente humana, que comete errores, que emociona, que vive atrapada entre estos dos mundos, viendo lo hermoso y lo horrible de ambos por igual, es probablemente el mayor logro de esta película. 

¿Obra maestra? Lo es. Desde la música (si no tienen bajado el soundtrack de esta maravilla pues... son como Farfaramir, me acabo de dar cuenta que no lo tengo), hasta el diseño de los escenarios, a la fotografía, a la historia y sus personajes, esta película roza la perfección. Pero hay otro elemento que divide a la mayoría de los espectadores de esta joya, y este vendría a ser el final "ambiguo". Así que, como ya lo hicimos en The Babadook y La Niebla, vamos a diseccionar este cierre y tomar una posición, con la salvedad, claro, que al final del día, la decisión corresponde a cada uno. Si no la han visto... ¿cómo llegaste tan adelante en la reseña? ¡PARTISTE! ¡ESTÁ EN NETFLIX! Los demás, discutamos un poco sobre la Princesa Moanna y su reinado eterno...


ANÁLISIS DEL FINAL


Para comprender este final, debemos por supuesto, poner nuevamente sobre la mesa el conflicto obvio en la película: Fantasía vs Realidad. Hay secciones donde ambos elementos están totalmente separados, funcionando como universos que no coinciden de manera alguna, pero en otras escenas chocan y nuestras cabezas explotan. En esos momentos, optamos por apagar el cerebro y continuar la película, sin decidir si acaso Ofelia está siendo visitado por un verdadero Fauno o hay un árbol muy feo en medio de la habitación. El problema es, claro, que la última escena obliga a tomar una decisión al espectador. No puedes simplemente decir "no estoy seguro". Prácticamente todas las personas con las que he hablado de la película optan por realidad o fantasía más que por "es ambiguo".

Guarden esta imagen en su cabeza un segundo. Es importante.

Y es obvio: elegir realidad implica aceptar que la pequeña e inocente Ofelia murió de forma horrible, baleada por su perverso padrastro sobre una rica fría y helada, cuando pudiendo correr hacia los rebeldes optó por esconderse en el laberinto. O sea, optar por llorar horas y horas. En cambio, optar por la fantasía implica creer que Ofelia descendió al inframundo donde vivió reinando por muchos milenios con su amigo fauno y su papá Dumbledore y sentada en una silla a la que es imposible subir al menos que tengas poderes de levitación. No tomar ninguna decisión al respecto implica quedar en una incertidumbre sin sentido que algunos prefieren, pero que en general, es evitada. 

Ahora sería bastante sencillo para mí, un reseñador amarillo, decir "elijan el que más les guste, ambas decisiones son válidas, blablabla". ¡Pero no, soy un cretino, y vengo a demostrar que, bajo las reglas de la propia película, es solo uno! Y ese es... redoble de tambores... Sigan leyendo para descubrirlo.

Mucha gente opta por la segunda opción a partir de la ambigüedad de ciertas escenas. Si el Fauno y las hadas eran solo una fantasía, ¿cómo Ofelia huyó de la habitación? Claramente usó la tiza para salir. ¿Qué hay de la Mandrágora, la muerte de la madre de Ofelia cuando la arroja al fuego? ¿Qué hay del laberinto abriéndose para no dejar pasar al Capitán? Pero luego, hay ciertas escenas donde el elemento fantástico no calza. Si hay realmente un fauno, ¿porque Ofelia está hablando a nada al final cuando el Capitán llega al laberinto? ¿Acaso solo Ofelia puede ver al Fauno, porque es mágica?


En realidad, la solución no está en las escenas ambiguas, sino en aquellas donde no existen cruces fantasía realidad. Una vez que hemos encontrado la respuestas en ellas, podemos responder a los misterios de dichas escenas de forma satisfactoria. Porque decidir si la Mandragora curaba o no a la madre de Ofelia siempre va a implicar conjeturas, decidir "claramente, es una raíz mágica, ¿qué no leíste Harry Potter" o "en realidad, era la buena voluntad de Ofelia la que mantenía a su madre de buen humor, pero cuando todo va mal, el estrés provoca un parto desastroso que ya había sido advertido por el médico escenas antes, al señalarle al Capitán que no debieron transportar a su esposa". Y eso es jugar a las adivinanzas.

Primero, ¿cómo inicia la película? Omitiendo el pequeño flash hacia el final, la historia comienza con la narración de la leyenda de Princesa Moanna... narración que, segundos más tarde, vemos, es continuada por Ofelia leyendo un libro sobre hadas. Resulta, entonces, curioso, que lo primero que encuentra Ofelia en su viaje es un hada, tal como el libro que está leyendo...

Excepto, que por una vez en la película, el cruce de realidad y fantasía no es absoluto. Y antes nosotros no hay un hada, sino que, bueno, un insecto. 

Eso... eso no es un hada.

Ahora, esta escena que parece muy casual y poco relevante, en realidad establece inmediatamente una regla importante: lo que Ofelia ve en el mundo de fantasía, está directamente influenciado por lo que ve en el mundo real. Hay una directa relación de causa y efecto. Ofelia no va al Laberinto del Fauno simplemente porque una noche un hada le dice que escape de la casa, previamente, lo encontró junto a Mercedes. A partir de la fascinación que le provocan las ruinas, nace la historia, que se conecta con lo que ha leído en la tarde. 

Esto puede verse con mayor claridad en el contraste entre el primer encuentro con el fauno y el segundo encuentro. Hay un cambio de actitud muy repentina, casi... ¿Casi como si fueran personajes distintos? La primera vez, el Fauno es un personaje directo, que no se anda con vueltas y que revela toda la información que Ofelia necesita. "Hey, eres la Princesa, tienes que cumplir 3 pruebas, acá tienes un de Encrucijadas, cumple y nos vemos mañana en la casa mágica y dorada de tus padres cósmicos". Pero luego en el segundo encuentro, sin motivación alguna, comienza a mostrarse reticente, parece ocultar información... ¿casi como si alguien hubiera comentado a Ofelia entre medio que los Faunos no son de fiar? ¿Alguien como Mercedes? Nuevamente, la realidad ha alterado las reglas del juego en el mundo de la Fantasía. 

Creo que ya van viendo hacia donde voy: Ofelia sí está creando este mundo, pero este mundo nuevo no es ajeno al mundo real, no es raro entonces que el mundo fantástico no sea rosa y maravilloso, sino que oscuro y siniestro. Pareciera ser que estoy haciendo trampa, pero donde esto se vuelve más evidente es a la hora de analizar las pruebas que debe pasar Ofelia. Hablemos de cierto sapo gigante...


La misión de Ofelia es ir donde el sapo, poner unas rocas y acabar con el sapo, a quien le dice unas palabras muy tiernas, que de seguro pasaron por sobre la cabeza de medio mundo, pero que en realidad, son muy reveladoras: "¿No te da vergüenza estar aquí abajo, comiéndote los bichitos, engordando, mientras el árbol se muere?"

Momento, ¿a quién le está hablando, al Sapo, o al Capitán y su ejército de acaparadores que se están quedando con las provisiones? "¿No te da vergüenza estar aquí abajo, en tu campamento, quedándote con la comida, engordando, mientras España se muere?". Parece una sobrelectura, pero no es coincidencia que está escena esté siendo alternada con el Capitán Vidal y sus hombres yendo tras los rebeldes que han saqueado las provisiones. De hecho, la leyenda que Ofelia obtiene del libro de la Encrucijada se parece sospechosamente a una narración de España Pre Guerra Civil...

Hasta este punto, deben estar pensando, "Farfaramir está leyendo muy a fondo algo que es simplemente la imaginación de una niña, es claro que Guillermo del Toro no pensó en todas estas cosas..."

¿En serio? Porque a mí me parece que dejó algunas pistas visuales interesantes y que no pueden obviarse. Antes de entender el significado de la segunda prueba, voy a poner dos escenas frente a frente. Una, es el Capitán en la cabecera de una larga mesa tomándose una rica cena con su sequito frente a una chimenea, ignorando que Ofelia está perdida. La segunda es el monstruo sin ojos  en la cabecera de una larga mesa tomándose una rica cena frente a una chimenea, ignorando totalmente que Ofelia está frente a él. Dos escenas absolutamente inconexas, sin ninguna relación, lo que demuestra que Farfaramir estaba equivocado desde el... Momento... ¿QUÉ ES ESTO? ¿SON EXACTAMENTE LA MISMA ESCENA?

MIND=BLOWN

Solo puede haber una explicación: por las noches, el Capitán se transforma ¡EN UN MONSTRUO SIN OJOS! ¡PARA COMER NIÑOS!

...o también cabe la posibilidad de que, bueno, esto sea una evidente metáfora de como Ofelia se siente frente a la figura del Capitán, quien en forma bastante poco figurativa, es un monstruo. Un verdadero monstruo. Hasta cierto punto de la película, Ofelia es totalmente invisible al hombre, a pesar de ser una amenaza que está junto frente a él. Un hombre, en cierto modo, ciego, a él solo le importa que la madre de Ofelia tenga a su hijo, la cabra chica es más que nada una molestia. Al mismo tiempo, Ofelia siente una responsabilidad frente al peligro que corre su hermano y su madre si siguen frente a ese hombre, y cuando sufren, Ofelia cree que es su culpa. No es extraño que así lo siento cuando su madre muere en el parto. Realmente cree que pudo hacer algo, que su responsabilidad era salvarlos. Y eso es algo lógico en una niña como ella. Por eso las hadas mueren "por su culpa" en lo que parece una acción totalmente ilógica y poco natural. No lo es: es así como se siente ella. 

Esto nos lleva a la tercera prueba: Ofelia tenía dos opciones en el final, huir hacia donde estaban los rebeldes, o esperar a salvar a su hermano. Opta por esta decisión, y le cuesta la vida. No es una simple metáfora entre entregar al Fauno o a Vidal, es optar por hacer lo correcto y no dejar a su hermano atrás. Recordemos que Ofelia escapa antes de que comience el ataque de los rebeldes, así que no había forma que supiera hacia donde correr realmente. Con ello, ha limpiado su error de la segunda prueba, el error que le costó la vida a las hadas y a su madre...


Y antes de que lo digan: lo sé, la mamá muere después de la segunda prueba, pero ese no es el punto. Ofelia se siente responsable por todo, por estar allí con un capitán perverso, por lo que crea una via de escape, para ella, su hermano y su madre. Crea un mundo donde ella puede ser la princesa inmortal y sabia que salva a todos, a su familia, a los españoles, que trae armonía en un mundo dividido por la guerra. Es lo que hace un niño. Yo mismo lo hacía cuando tenía la edad de Ofelia. De hecho, una vez me expulsé a mí mismo de mi reino y me puse pruebas que tenía que superar para volver al mismo. Una era tirar a mi hermano mayor a un volcán, pero nunca encontré uno activo. Nunca volví, y Farfaradonia está en llamas.

Deben estar pensando alguno, "¿salvar a la mamá de Ofelia? Pero si la mamá de Ofelia muere, ¿no sería lógico que apareciera al final en su reinado?". Erm... sí lo hace. ¿Esa señora rubia sentada en el trono? Es Aridana Gil, misma actriz. ¡Miren!


Erm... bueno, no se parecen mucho, pero si van a la página de Wikipedia, verán que es el mismo casting. ¿Pero en que parte de la leyenda decía que la madre real de Ofelia era al mismo tiempo su madre en el Inframundo? ¿Significa que la madre de Ofelia tuvo que pasar también una serie de pruebas rebuscadas para alcanzar la inmortalidad, pero que no vimos en pantalla? Por supuesto que no: un niño no se complica la vida con reglas estúpidas. Es simplemente que Ofelia completó su fantasía con el rostro de su madre, y probablemente, con el rostro de su verdadero padre el sastre, de quien nunca vimos foto alguna. 

Este indicio ha ido utilizado muchas veces en el cine para demostrar que cierto mundo no es real y solo existe en la cabeza de la protagonista, donde actores del mundo real se repiten en el mundo de fantasía, simbolizando la manera en que el personaje se siente respecto a ellos. El Mago de Oz es sin duda el ejemplo más icónico de ello. O en la increiblemente infravalorada versión del 2003 de Peter Pan, donde Garfio es interpretado por Jason Isaacs (Lucius Malfoy), quien al mismo tiempo interpreta al padre de Wendy y los demás niños. Elegir a un mismo actor nunca es casual cuando hay un choque entre realidad y fantasía. 

Pero Farfaramir, asumamos por un segundo que toda esta chachara sin sentido que dices es cierta, ¿porque entonces Ofelia no crea inmediatamente un mundo donde es feliz, y se encierra en ese mundo para siempre, negando absolutamente la realidad? ¿Porque crear mundos con sapos gigantes y monstruos arranca cabezas? Bueno, porque para que este escapismo funcione, las trabas del mundo real deben afectar al mundo ficticio. Deben tener la misma velocidad. Imáginense por un momento que Ofelia hubiera llegado al final del laberinto y el Capitán Vidal no la hubiera seguido y baleado. Probablemente el Fauno le hubiera dicho "aaaAAAaah, pero ahora debeís pasar 12 pruebas más" o alguna tontería por el estilo. Lo contrario habría significado para Ofelia aceptar la realidad: que el Fauno no existe y que hay una guerra ocurriendo a sus espaldas, su madre está muerta y su nuevo padre es un chiflado. 


Solo es a puertas de la muerte en que Ofelia decide, finalmente, darse un final feliz a sí misma. La historia que ella misma ha creado en su cabeza debe llegar a a una conclusión. La conclusión donde sus sueños se vuelven realidad: reencontrarse con su padre y su madre, y salvar a su hermano, protegiéndolo. La noción de que todo es una fantasía es reforzada por esos aplausos salidos de la nada. 

Esa es la explicación, ahora para la cas... ¿Qué? ¿Qué no explique como Ofelia salió de la habitación? ¿Y qué era la mandrágora? Es claro que el Capitán Vidal encuentra una raíz debajo de la cama que tenía efectos mágicos ¿no? ¿Y qué fue todo ese show en el laberinto con las murallas que se abren y cierran como si fuera una prueba del Cáliz de Fuego? Bueno... erm... ¡MIREN, UN FAUNO! (Huye, pero es atrapado por un grupo de lectores furiosos). Ok, ok, lo explicaré aunque no tengan sentido: vamos por partes. 

Son 3 escenas en las que necesariamente tendremos que conjeturar, pero viendo como hemos analizado de forma cabal el resto de la película, conjeturamos con una base sólida. Son escenas bastante ambiguas, pero en el espíritu de la película podemos optar por la base racional, y ya habiendo demostrado que el resto del Laberinto del Fauno sigue esa lógica, creo que no es una locura intentarlo. Sin embargo, hay una regla común: para comprender estas escenas, debemos aceptar que en todas ellas son desde el punto de vista de Ofelia, inocente y sesgado. Nosotros vemos lo que sus ojos ven, o más bien, lo que su mente imagina. La pregunta es, entonces, qué estaba realmente sucediendo fuera de la mente de Ofelia. 

¡VAMOS, HARRY! ¡ALCANZA LA COPA!

Bueno, la del laberinto no es muy complicada: Ofelia ha entrado mil veces al Laberinto, el Capitán nunca, y está drogado y ebrio. Vidal está absolutamente desorientado, mientras que Ofelia se siente en un lugar seguro y que le ayudará a sobrevivir. Pero si el Laberinto es tan mágico, podría haber, no sé, encerrado a Vidal en un montón de raíces o mandado a ese monstruo raro a comérselo. Por supuesto, no lo hace, porque el Laberinto realmente no puede moverse. Probablemente, Ofelia pasó debajo de una roca o algo que el Capitán no vio en su ebriedad. El hecho de que Guillermo del Toro haya enfatizado tanto en la desorientación de Vidal me refuerza en esa teoría. 

Lo cual nos lleva a la escena inmediatamente anterior: el escape de la habitación. Está es tramposa, porque no vemos el escape real de Ofelia, solo la marca de tiza en la pared. Pero considerando como Ofelia luego es lo suficientemente astuta para DROGAR A UN SER HUMANO (creo que según Guillermo del Toro tiene 9 años), ¿no creen que salir de una habitación sin ventanas selladas no requiere más que solo un poquito de fuerza de voluntad? Lo de la tiza puede ser divertido. Hey, acá hay otra pregunta, ¿porque Ofelia no utilizó la tiza de nuevo para salir de la habitación de Vidal con su hermano? En la escena anterior con el monstruo y el banquete quedó establecido que la tiza puede utilizarse para abrir más de una puerta... ¿Quizás porque la tiza no es realmente mágica? 

Tercera... La mandrágora. Esta es interesante, porque es menos ambigua de lo que parece, y es, a mi juicio, la escena más astuta para ocultar lo que realmente está sucediendo. La Mandrágora, aparentemente, está curando a la madre de Ofelia... ¿pero es realmente la Mandrágora? ¿No será, acaso, el hecho de que la madre de Ofelia vea a su hija feliz, lo cual provoca una reacción positiva en su cuerpo, el que, a pesar de todo, nunca se sana del todo? Pero incluso eso no es suficiente, porque esto no es Star Wars y la gente no muere en partos "porque pierden la voluntad de vivir", así que de pronto, la madre de Ofelia comienza nuevamente y lentamente a enfermar de nuevo. Lo cual, CONVENIENTEMENTE, es continuado por Ofelia quejándose de que la Mandrágora no se mueve

Neville hizo parecer esto mucho más complicado

El hecho de que Vidal haya llegado justo a la habitación es incidental, pero también sirve para algo muy ilustrativo. Cuando el Capitán saca la raíz de debajo de la cama... de pronto, solo parece una raíz maloliente. Porque ahora, estamos viendo la escena desde los ojos de Vidal y la madre de Ofelia, como lo que realmente es... solo una raíz. Esto solo cambia cuando es arrojada al fuego, donde Ofelia ve a la raíz gritar de dolor. La madre, quien se había sentido mejor gracias a la tranquilidad de su hija, de pronto se encuentra ante un enorme estrés y PAM. ¡Hasta nunca! 

Algunos arguyen para todo esto (y la escena posterior de Vidal viendo a Ofelia hablar sola, que es personalmente la que define la película) Ofelia es mágica y solo ella puede ver al Fauno, a la Mandrágora y al Inframundo... Voy a llamar Bullshit por una simple razón, y es que nadie nunca menciona esa regla. Ofelia tampoco nunca pregunta al Fauno "¿por qué no pueden verte?". No llamaría la atención tanto si, bueno, Ofelia no preguntara sobre absolutamente todo lo demás. Claramente no pregunta, porque sabe que no es real, y muy en el fondo, se avergüenza de ello. Es su secreto, su mundo, su pequeña fortaleza. Cuando Vidal la saca de debajo de la cama y le pregunta "¿QUÉ COÑO ES ESTO?", se queda en blanco. No hay una respuesta verdadera. 

Bueno, creo que eso es todo. Es a partir de todo esto que cuando termina la película, siempre llego a la misma conclusión... Que el mundo mágico existe y Ofelia no se lo estaba imaginando. 


(Silencio en la audiencia).

No me miren así. No hay broma. He aquí la verdadera magia del final. El final, efectivamente, es una elección entre la racionalidad y la crudeza de la guerra, que tiene una base lógica, y la inocencia de Ofelia. Pero Ofelia sabe realmente que el mundo fantástico no existe, y sin embargo, lo escoge. Esa es la invitación que hace el final. A escoger la inocencia. Es cierto: hemos demostrado por todos los medios cuál es la opción lógica, pero eso no significa que sea la única opción correcta. Podemos elegir creer. Podemos elegir al Fauno y al mundo subterráneo. Solo así podemos ver las pequeñas huellas de su paso por el mundo... visibles solo para aquél que sepa dónde mirar.

Atentamente,
Farfaramir, el que se da vuelta la chaqueta

Posdata: ¡Pistas sobre las dos próximas películas de la semana aniversario! Una es una película que tiene una contraparte Disney, pero nosotros analizaremos la versión con música apocalítpica (No, no es el Jorobado). Y la final es cine basura en todo su esplendor, pero de un género que normalmente no hablamos aquí: comedia. Comedia gringa y chatarra en todo sentido. Y tiene música. QUE LAS CONJETURAS COMIENCEN. 

4 comentarios:

  1. Me sorprende que no haya ningún comentario, que he estado buscando más de una hora un análisis decente a esta película, superando esto todas mis expectativas. Es sublime tu forma de explicar esto con tanta claridad, en especial para un filme tan confuso. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso análisis, yo también tenía mis sospechas que podía ser todo irreal

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esta película, siempre me hace llorar al final la inocencia y nobleza de Ofelia. Sabía que el mundo fantástico que prometía el fauno era una manera de huir de la realidad en la que vivía Ofelia, sin embargo, en ningún momento me puse a pensar en la relación que había entre las pruebas y la realidad. Me gustó mucho la forma en que analizaste la película sobre todo porque no es un análisis vacío, sino que lo haces de cierta manera humorístico, felicidades que buen análisis!

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias por esta explicación maravillosa!

    ResponderEliminar