lunes, 2 de noviembre de 2015

James Bond: Casino Royale (2006)

Estimados Lectores:

¿Qué, creían que ibamos a tener un respiro tras el mes del terror? ¡Si ni siquiera hemos visto la mitad de las aventuras de 007! ¡No nos vamos de aquí hasta que hagamos pedazos Moonraker! Pero no se preocupen: mi maratónica labor tenía como principal objetivo revisar al primer James Bond (Connery), al Bond con el que yo crecí (Brosnan), y el actual, Daniel Craig (y por accidente, aterrice en Lazenby, de lo cual no puedo quejarme). Así que a días del estreno de SPECTRE, es hora de analizar el glorioso reboot de la saga con una de las más distintas e intrigantes entregas del agente con licencia para matar... Casino Royale. 

¿Compensando por algo, Craig?


Título Original: Casino Royale
Año: 2006
Director: Martin Campbell

Un poco de historia, de nuevo: Casino Royale fue la piedrita en el zapato para Eon Productions desde que James Bond comenzó a ser. Quizás alguno de ustedes ignore esto, pero existen 3 versiones de esta historia llevadas a película. ¡TRES! ¡Y una es anterior a Connery! En efecto, la primera James Bond data a 1954, una cinta para televisión llamada Casino Royale que actualmente es bastante difícil de conseguir (haré lo posible). En 1967, paralelamente al estreno de You Only Live Twice de Sean Connery, se estrenó una parodia bajo el mismo nombre con PETER FUCKING SELLERS como James Bond. ¿Porque la obsesión con Casino Royale? Bueno, no es para menos: es la primera historia de 007 y técnicamente, el comienzo de sus aventuras, donde obtiene la licencia para matar. ¡Es una piedra angular, y recién en 2006, cuarenta y cuatro años después del estreno de Dr. No, pudimos ver como comenzaba todo!

Bueno, ¿y como recuperamos los derechos? Acá es donde algunos van a saltar furiosos al descubrir que la razón porque Spider Man recién se unirá ahora al Marvel Cinematic Universe es culpa de James Bond. ¿Qué, se les cayó la mandíbula? En efecto: MGM logró recuperar los derechos para hacer Casino Royale intercambiándole a Sony los derechos de Spiderman. Y así fue como Bond nos metió en una telaraña de la que no pudimos salir hasta el fracaso de taquilla de The Amazing Spiderman 2.

Pero menos vueltas y vamos a la película: James Bond, en esta ocasión interpretado por Craig, acaba de ganar su licencia para matar pero sus jefes ya lo ven como una piedra en el zapato. Demasiado ególatra y poco cuidadoso con las reglas, 007 casi provoca un incidente internacional durante una persecusión en una embajada. Pero Bond está decidido a demostrar lo que vale y descubrir quien es el principal kingpin que financia el terrorismo internacional.

-The Red Dragon is hungry, Will.
-Who is Will, WTF?

Para ello, y en un plan que se encuentra en el límite de la genialidad y el absurdo, Bond deberá entrar a un torneo de Poker contra el banquero magnate Le Chiffre (Mads Mikkelsen... HANNIBAL LECTER!!! OMGF, ¿EL ES EL VILLANO? ¡ESTAMOS PERDIDOS, HASTA NUNCA BOND!), con el propósito de dejarlo sin dinero y así obligarlo a revelar sus contactos. Así es: la primera aventura de James Bond es una larga y glorificada partida de poker, pero si esperan aburrirse, están equivocados, porque esta es por lejos una de mis James Bond favoritas, fácil candidata al primer puesto junto con Goldfinger (a la fecha en que escribo esta review, no he visto Skyfall). 

Todo en esta cinta es increíble, desde la acción, a las partidas de poker, a la cinematografía, a las actuaciones, a la historia, ¡OH, MY GOD! Cuando vi esta película en el cine, tras mi decepción con Die Another Day, quedé con la boca abierta. Este definitivamente era un James Bond muy distinto al que me había imaginado, de una seriedad y madurez increíble, pero curiosamente, es de acuerdo a la mayoría de los críticos el más cercano al concepto original de las novelas de Ian Fleming. 

Para explicar a Daniel Craig como Bond en comparación a los demás, recurriré a la metáfora que he usado en todas las James Bond: asistes a una fiesta, y de pronto un grupo de hombres elegantes entran a la habitación, y la atención de las mujeres se centran en ellos. Uno es un viejo pícaro que golpea a las mujeres en el trasero (Sean Connery), otro es un romántico empedernido y el sujeto más interesante del universo (George Lazenby), otro es un Playboy que llega en un auto caro ganándose a todos con su sonrisa Pepsodent y guiñando a la cámara (Brosnan)... Y luego está el sujeto callado y misterioso. Te acercas a hablarle y te hace un comentario irónico que te desarma por completo. Y la chica que iba contigo de pronto ya no está a tu lado sino que está con Daniel Craig, y para variar, y al igual que en todas estas metáforas, estas infinitamente solo mirando al infinito preguntándote porque no estás en tu casa jugando Team Fortress 2. 

¿Eva Green esta en esta película? Ok, Im sold.

A muchos les chocó la elección de Craig como Bond, y en muchos sentidos entiendo el motivo: es más tosco y carece del encanto de Connery u otros de sus antecesores... Pero de nuevo, cada Bond tiene su sello, y Craig definitivamente crea un 007 apropiado al tono de la película en que está. El humor y la galantería siguen ahí, solo que este Bond es más cerrado, más frío y desconfiado, lo cual se acentúa con los eventos de esta película. Casino Royale, al igual que On Her Majesty's Secret Service aprovecha de desarrollar bastante el personaje de 007 en un aspecto más personal y trágico, lo cual, personalmente, lo encontré brillante, y nos sirve para comprender bastante el porque Bond es, bueno, Bond.

Pero Craig no es el único actor que brilla en esta película. Mads Mikkelsen (de nuevo, ¡HANNIBAL!) es por lejos uno de los villanos más memorables y espectaculares que ha tenido la saga Bond, un adversario digno y sutil, extremadamente elegante, con un ojo ciego que le otorga un aspecto extremadamente temible. Mi única queja respecto a él es que su partida es un tanto abrupta y anti climática, pero hey, no puedo tenerlas todas. A él debemos sumar a Eva Green, facilmente una de mis chicas Bonds favoritas por ochocientos motivos, 700 de los cuales son "te amo Eva Green". Elegante, sensual, pero fuerte y letal cuando entra en el juego, una enorme adición a la saga.

La cinta, en sí misma, puede dividirse en tres actos. El primero es acción sin detención, y debo decirlo: Martin Campbell, quien dirigió Goldeneye, se las mandó en esta película. La secuencia de persecusión en el sitio de construcción roza la perfección cuando Bond va tras un negro sacado directamente de un circo, es por lejos una de las escenas mejores logradas de toda la saga Bond. ¡Martin Campbell es un genio, me preguntó que fue de él después! Veamos su filmografí... Oh. Linterna Verde. Ok. 

Bond. James Bond.

La segunda sección de la película es una larga partida de póker. Y lo que pudo ser extremadamente aburrido se transforma en una de las más apasionantes y tensas secuencias de juego de azar que se haya hecho en el cine. HOLY. SHIT. He visto esta película 3 veces, y siempre estoy mordiéndome las uñas durante estas secuencias. ¡Es increíble! ¡Uno sale con ganas de ir a apostar la vida con los amigos! La tercera sección es a momentos el único punto bajo de la película, bastante lenta y romántica, y en la primera vista parece sobrar un poco... Pero en mi tercera vista la aprecie como un momento de desarrollo del personaje de Bond. Y, sin spoilers, es junto con On Her Majesty's Secret Service el único momento de la saga que me ha tenido con un nudo de la garganta con lo triste que es. It's Fucking Heavy.

Como sea, esta cinta es increíble y no puedo dejar de recomendarla para quien quiera introducirse en el mundo Bond. Es distinta, en efecto, pero en lugar de desentonar se siente fresca, renovada, con increíble dirección y actuaciones que la elevan al Olimpo de las cintas 007. De nuevo: quizás el tercer acto parece sobrar, pero la conclusión del mismo es extremadamente satisfactoria y emotiva, y nos deja listos para una nueva seguidilla de James Bond que revisaremos en los próximos días. Veamos ahora que pasa cuando 007 viaje a Chile a pedir un avión en Quantum of Solace.

Atentamente,
Farfaramir, Check!

Posdata: En un giro bastante extraño pero agradecido, Judi Dench regresa como M. No me quejo. 

2 comentarios:

  1. Buen post, mientras tanto sigo impaciente por ver Spectre. Por cierto, leí tu post sobre El bosque de Karadima y me pareció muy bueno. Justo ahora acabo de escribir sobre la película en mi blog, así que te invito a que lo visites:

    www.artbyarion.blogspot.com

    Me encantaría que te sumes como seguidor a mi blog, y por supuesto, yo haré lo mismo. Y si además puedes dejarme algún comentario, te lo agradecería bastante.

    Saludos.

    ResponderEliminar