martes, 19 de abril de 2016

The Witch

Estimados Lectores:

Cada año, sale una o dos buenas películas de terror que destacan notoriamente sobre el montón de basura que recibimos por año. 2015 tuvo The Gift y It Follows, el 2014 tuvo The Babadook, y así podemos seguir mencionando películas que, gusten o no, están hechas de forma distinta a tu terror mediocre-Annabelle. Nada de saltos ni recursos baratos, simple atmósfera, guiones inteligentes y verdadera sensaciones de pesadilla. Bueno, este año nos llego temprano: The Witch quizás no sea una montaña rusa de saltos o monstruosidades, pero es de las pocas películas que al terminar me dejó una horrible sensación de verdadero espanto y pavor. La mejor y única sensación que debería dejarte una buena película de terror. 

¡Melissandre, vuelve a tu cueva!


Título Original: The Witch
Año: 2016
Director: Robert Eggers

Es el siglo XVII, y la familia de Markus, un devoto cristiano, es expulsada de su estricta comunidad en Nueva Inglaterra para ir a vivir en un bosque cercano. Su esposa y sus 5 hijos lo acompañan, pero poco sospechan que su vida pronto se transformará en un infierno de paranoia y superstición cuando alguno de los miembros de la familia comiencen a desaparecer en el bosque. Algo ronda entre los árboles trayendo miseria sobre ellos, pero en su fanatismo, la familia buscará al culpable de su desgracia entre sus propias filas.

La Bruja es la clase de película que desde la primera escena te advierte que vas a sumergirte en algo extremadamente siniestro, en un principio solo con la música (o la ausencia de ella, utilizada solo en los momentos adecuados) que te transporta a una atmósfera infernal donde el bosque es el verdadero enemigo para luego aprovechar todo un desplante de elementos como luz, paletas de colores grises contrastadas con rojo sangre, pequeños detalles que van armando un perfecto relato para contar en una fogata en medio del bosque. Algo así como La Aldea, solo que sin giros idiotas ni romances chulos. Esto es terror viceral aunque no exagerado, construido lentamente mientras los personajes lentamente degeneran en la locura a medida que la criatura del bosque comienza a acecharlos más y más.

Juega en bastante en favor que los personajes sean extremadamente religiosos, su temor resulta más real ante la noción de que podrían encontrarse ante la llegada del diablo, y que ellos mismos se han condenado en su ruta pecaminosa. Casi sientes verdadera lástima por ellos a medida que el vínculo fraternal o paternal comienza a perderse en una progresiva paranoia.


Y aunque la película es lenta (quizás con un par de escenas sobre cierta copa de plata pudieron excluirse), no duda en golpearte en la cara en los primeros 5 minutos sobre que tan lejos está dispuesta a llegar para estremecerte. No quiero arruinarles lo que sucede, porque honestamente cuando sucedió se me cayó la mandíbula al piso, pero establece inmediatamente que tan monstruosa es realmente la amenaza. Desde allí en adelante, el límite es que tan lejos llegan tus miedos.

Como siempre, una buena señal de una película de terror decente es que te importen los personajes. En lugar de hacer personajes extremadamente carismáticos, La Bruja opta por personajes hoscos y fríos, pero bastante humanos en su miedo y superstición. Realmente crees que esta familia pudo haber existido en algún punto del siglo XVII o actualmente en un refugio del Opus Dei en Lo Barnechea. Y, a pesar de la distancia de tiempo y sin necesariamente compartir sus creencias, sí compartes su miedo, y a medida que la película avanza la sensación de desesperanza que los consume también te arrebata a ti. Es en cierto punto de la película en que determinas que te das cuenta que esto es un agujero del que jamás existió escape desde que estas personas pusieron pie en el bosque.

Los niños actúan con decencia, quizás los principales a veces no me resultaron del todo creíbles, pero los demás son extremadamente tétricos incluso cuando no son los villanos. Hay algo en la forma en que cantan sus canciones y hacen sus juegos que añade bastante a esta sensación de pesadilla que ronda durante la película. Los padres, por el otro lado, son extraordinarios, actores desconocidos por cierto, William alguna vez interpretó al Mortifago #9000 en Harry Potter y a un soldado de Theon Greyjoy, pero sería. ¡Ahora quiero ver más de él!

Y esa niños es la razón porque no tienen que entrar a la casa de la prostituta hermosa en medio del bosque siniestro

Como explique, la película es bastante lenta, así que les pido paciencia especialmente si la van a llevar a una junta de cine de terror con amigos impacientes que se aburran rápido. Todo lo pausado de sus primeros 45 minutos construye hacia la lenta degeneración de los personajes y a la inminente pesadilla que caerá sobre ellos. Por suerte, la película hace un buen equilibro en cuanto mostrar y cuanto no mostrar, sin caer en el extremo de La Bruja Blair de dejar todo a la imaginación: esperen harta sangre, conejos malignos y señoras viejas desnudas, pero sin caer jamás en la exageración o en lo chacabano. Simplemente, la dosis exacta para perturbarte hasta la fibra más íntima. Es un equilibrio complicado, y creo The Witch es de las pocas películas que lo ha logrado tan bien.

Siento que hablar más de la película sería arruinarles la experiencia, solo puedo decirle que hacia el final me quedé mirando el techo confundido y temblando un poco. Puedo contar con los dedos de las manos las películas que han logrado este efecto, así que, ¡adelante! ¡Vean The Witch! Con paciencia, sin empezar a tirar tallas idiotas en medio de la película, porque serán recompensados con una hora y media de verdadero horror, uno que trasciende a las generaciones y del que muy probablemente hablaremos en los años que vengan. Si aún tuviera un sistema de puntuación anterior, este sería un perfecto 10/10.

Atentamente,
Farfaramir, el Cobarde

Samsagaz entra en la habitación.
-¡Hey, Farfaramir, acabo de ver la mejor película del mundo, y tengo mi reseña!
-Sorprendeme.
-Cof, cof... The Witch hizo que saliera corriendo en círculos ladrando por la habitación, ahora odio a las cabras de corral y los conejos.
-Erm... Samsagaz, acabo de hacer una nota de The Witch.
-¿QUÉ? ¡MALDITA SEA! ¡Me tomó casi dos meses escribir esas dos líneas!
-Fue poesía pura. Pero ya es tarde, mi nota está publicada. 
-¡Pero el público exige Samsagaz! Erm, erm... ¡Tengo otra! Regression: "Emma Watson realmente no sabe actuar..."
-Revisada.
-¡Maldita sea! Erm, ¡Colonia! "Emma Watson realmente no sabe actuar..."
-Ok, ok, déjame ver que tengo que pendiente para que te entretengas..., Urm, El Libro de la Selva, Cloverfield Lane, Civil War... ¡Oh, mira, es otra distopía adolescente basura, La Quinta Ola, de seguro te entusiasm...! ¿Sam?
La puerta se bate mientras el perro huye en pavor hacia el atardecer.
-Ni modo, tendrá que volver por su comida. 

3 comentarios:

  1. Tremenda pelicula, como hacia mucho tiempo no veía!!! Si bien la primera mitad es lenta, no es nada aburrida, y fundamental para entender por que y como se desata la absoluta locura de la segunda parte (SPOILER!!!! la escena del pendejo alucinando con "El Señor" antes de irse al patio de los callados me dejo absolutamente descolocado)

    Una duda que me quedo dando vueltas, (Y MAS SPOILERS)
    Si eres un puritano ingles, fanatico religioso, al que expulsan de su comunidad por lo mismo ¿COMO CHUCHA NO TE DAS CUENTA QUE LOS PENDEJOS LE ESTAN CANTANDO LETANIAS DE ADORACIÓN A LA CABRA NEGRA?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ni siquiera lo había pensado, pero buen punto.

      Eliminar
    2. JJAJAJAJAJJA quizas es el hecho de pasar tanto tiempo escuchando bandas Satanicas, pero fue la primera huea que me dejo marcando ocupado!!
      Escuche a los pendejos cantar su cancioncita de Black Phillip, y pensé de una "HUEON, LOS CABROS CHICOS ESTAN ADORANDO AL DIABLO!!!"

      Eliminar