miércoles, 27 de abril de 2016

Spider-Man 2

Estimados Lectores:

Cuando lancé hace un tiempo atrás mi reseña de la primera Superman con Christopher Reeve, alguien hizo una legítima pregunta respecto a mi siguiente comentario: "definitivamente no es la mejor película de Superhéroes, pero sí la más importante"... Pero si Superman no es la mejor película de superhéroes, entonces cuál es?", dijo alguien. Bueno, ustedes me conocen, soy un amarillo y voy a evadir convenientemente esa bala, pero si puedo decirles cuál es mi favorita: Spider-Man 2. Es distinto, porque soy bastante consciente del par de problemas que tiene esta película... Pero cuando pones a Alfred Molina como el Doctor Octopus, ya te has ganado una buena parte del cielo. 

Si, supongo que el que va al fondo es Andrew Garfield

Título Original: Spider-Man 2
Año: 2004
Director: Sam Raimi

¿Saben qué hora es niños? ¡Así es, es hora de más historias de la adolescencia de Farfaramir que a nadie le importa! (Buuuuh, buuuuh, te odiamos Farfaramir, buuuuh, buuuh, donde están las reseñas de 10th Cloverfield Lane y el Libro de la Selva, buuuuh, buuuuuh, ¡queremos que Samsagaz destruya la Quinta Ola!). Como explicaba ayer, todos enloquecimos bastante con la primera Spider-Man, por lo que el hype para la segunda parte era altísimo. Y con Hype, quizás debamos entenderlo de una forma distinta a hoy: antes, no habían redes sociales en exceso, teníamos internet que se conectaba al teléfono y que se cortaba si alguien decidía levantar la línea. Cada uno vivía su Hype en una suerte de incertidumbre solitario, con las pocas páginas de internet y diarios dando un poco de información, forzado a meterte a foros poco confiables a recabar la nula información que existía. 

De hecho, uno de mis grandes recuerdos era que, no existiendo Youtube, teníamos que bajar los trailers al computador y reproducirlos, en mi caso, en Quicktime. Así que junto a los avances de La Venganza del Sith y Matrix Revolutions (sigh), mi carpeta de videos fue bendecida con el avance de Spider-Man 2. Mi gran recuerdo de ese avance era una toma de Spider-Man columpiándose por la ciudad, la cámara alejándose y de pronto nos damos cuenta que, en realidad, estábamos viendo el reflejo de Peter en los lentes de sol de Otto Octavius, quien luego trepaba a la cima de un edificio con sus super brazos mecánicos. Holy. Shit. Ese fue mi primer grito de Fanboy idiota de toda mi historia, el primero de muchos que habrían de venir (la secuencia está en la película, todavía funciona bastante bien).

Quizás deba explicar: todos tuvimos a nuestros villanos favoritos cuando enanos, y en mi caso, en el mundo de los superhéroes era el Doctor Octopus (empatado con Lex Luthor por DC). ¿La razón? Pues... ninguna. Era un tipo con cuatro brazos metálicos que funcionaban como tentáculos, ¿necesitaba una razón más a los 10-14 años? Claro, el Doctor que yo conocía sería distinto al que nos dieron en la película, el acento de la serie animada se desvanecería para dar paso a un profesor que perdió el juicio, pero la sola perspectiva ya era suficiente para que reprodujera el trailer una, y otra, y otra vez. 

Esto también estaba en el trailer. Cool as fuck.

En Spider-Man 2, el mundo se vuelve cuesta arriba para Peter (Tobey Maguire): sus notas están bajas, es despedido de todas partes y no cumple sus compromisos por usar la máscara. Mientras su amistad con Harry se deteriora lentamente tras la muerte del primer Duende Verde y Mary Jane busca sanar su corazón en otra relación, un nuevo enemigo aparece en la ciudad: el Doctor Otto Octavius (Alfred Molina), conocido en la prensa como el Doctor Octopus, un genio científico que enloquece durante un experimento que realizaba para Osborn.  Y, si eso no fuera poco, mientras pareciera ser que la cruzada de J.Jonah por hacer ver a Spidey como un criminal rinde frutos, sus poderes comienzan lentamente a fallar. Por primera vez, Peter debe cuestionarse si acaso puede llevar ambas vidas juntas, la del héroe y la del universitario común y corriente; o si acaso es hora de tirar la toalla.

Si la primera Spider-Man cuenta el como Peter se transforma en un héroe, Spider-Man 2 es la historia de la hora más oscura de Peter, dónde todo, absolutamente todo, le sale mal. De pronto ser un superhéroe no es tan divertido: hay rentas que pagar, hay que ayudar a la tía May a conseguir un nuevo crédito hipotecario, hay que seguir ganando dinero de alguna forma, ¡y ninguna de esas cosas es posible siendo Spider-Man! Siempre hay una casa en llamas, un par de niños cruzando la calle en el momento equivocado, algún ladrón huyendo de la policía...

En ese sentido, Spider-Man 2 es la historia más humana de la trilogía. Peter Parker es solo un pobre infeliz que tiene que llegar a fin de mes, que tiene que dormir para llegar a la pruebas, a quien los amigos le pasan la cuenta por no verlo... es básicamente el espectador promedio de esta película. Todos hemos estado ahí (salvo por la parte de usar un traje de Spandex y luchar contra un chiflado vestido de pulpo), y eso hace que sientas mucha empatía por Peter. ¡Realmente quieres que le vaya bien, que entregue sus pizzas a tiempo, que no llegue atrasado a ver la obra de Mary Jane! Pero siendo Spider-Man, es imposible: esa es la gran responsabilidad que traía su poder. Nada será bonito y hermoso. 

Esto estaba en el segundo trailer... El primer "creo que están mostrando demasiado en el trailer" de la historia.

Quizás la parte más importante de la trama para entender todo esto sea el hecho que, de la nada, Peter comienza a perder sus poderes. Jamás es explicado realmente el porqué (supongo que para mejor), pero siempre lo entendí como una reacción de su propio organismo diciendo "ya basta, necesitamos respirar". Quizás porque, en algún punto de la carrera, entre obligaciones, llevar la ropa a la lavanderia, enfrentar a un chiflado con brazos metálicos con consciencia propia, olvido el porque realmente se puso el traje en el primer lugar: para evitar que otros pagaran como Tío Ben, para estar ahí cuando lo necesitan.

Pero hay otro arco armándose lentamente, pero con mucha solidez en esta película: la caída de Harry Osborn para llegar a ser el Duende Verde. Sé que ahora no parece tan increíble cuando sabemos a lo que realmente llegó eso (sigh), pero en aquella época todo lo que fue Harry descendiendo en la locura en Spider-Man 2 fue material para especular sobre que pasaría en la tercera parte. La escena en que Harry finalmente le logra sacar la máscara en el trailer a Peter estaba en el trailer, cortando justo antes del gran momento, yo siempre creí que algo ridículo e inesperado iba a suceder en ese momento, pero no: Sam Raimi hizo una jugada violenta e hizo que Harry se enterara quien era Spiderman.

Y Mary Jane.

Y un montón de gente en el metro.

Y probablemente el dueño de la pizzeria después de que alguien denunciara que su estaba cubierto de telarañas.

...¿a esta altura, para que seguir usando máscara?

This scene, omg!

Supongo que es un buen momento para hablar del villano, Otto Octavius, AKA, Doctor Octopus. Muchos se han quejado de que es básicamente el duende verde de nuevo, un genio que se vuelve loco gracias a un experimento donde no midió las consecuencias de sus acciones, pero la diferencia fundamental radica en la tragedia de ver a un hombre de bien, a un científico amable, simpático, y que buscaba lo mejor al mundo, en un monstruo. En Spider-Man 1, el contraste entre Spidey y el Duende era que, uno con su maldad y el otro en su inocencia y heroismo elegían el mal o el bien respectivamente, pero en el caso del Doctor, pareciera ser que no hay opción durante toda la película. 

Tú llegas a conocer al Doctor antes de que se transforme, lo ves con su esposa tomando tecito y bromeando, ¡realmente parece un sujeto con el que te gustaría hablar de Supernovas gigantes destruye ciudades! E incluso cuando es malvado hay una tristeza en su expresión que se mantiene buena parte del tiempo y que lo pone muy por encima de lo que fue el Duende Verde. 

No es la idea de que me detenga en cada escena de la película, pero su escena de nacimiento es simplemente perfecta, el día en que Sam Raimi se golpeó en la cabeza y pensó que estaba filmando Evil Dead. Digo, hasta la cámara en perspectiva de los brazos metálicos de Octavius son un tributo directo... ¡Y no me comiencen con la Motosierra! Es una escena directamente sacada de una película de terror clase B, y funciona de maravillas. 

Ahí. ¿Cómo no amar está película?

Y ya que estoy mencionando escenas geniales, ¡la secuencia del tren aún se ve excelente hoy! Sí, hay partes que se ven un poco computarizadas, pero nada realmente incómodo como los esqueletos de la pasada (en serio, ¿en qué estaban pensando?). Esta es una de mis escenas favoritas de acción de cualquier película de superhéroes, y es sorprendente que se lo hayan arreglado con un sujeto que básicamente solo tiene 4 brazos gigantes. 

¡Y el humor! ¡Esta película es realmente graciosa! Es probablemente la película de la saga más cargada de gags visuales, con Peter intentando recoger canapés y no obteniéndolos, o la escena en que Tía May le pega al banquero en vez de a Peter... Todo esto funciona como reloj. Por cierto, olvidé mencionarlo en la película pasada, y probablemente me consideren un idiota, ¡pero no había notado que Bruce Campbell está en las tres películas! En la primera interpreta al anunciador de la Lucha Libre, en esta al cretino que no deja entrar a Peter a la obra de Mary Jane, y en la siguiente, al camarero francés. Si, vi Evil Dead muy tarde en mi vida, que le voy a hacer. 

Ahora, quizás hasta este punto deben estar pensando que soy ciego y no veo problemas de esta película. Los veo, pero nunca realmente me echaron la película para abajo. Es de esos casos en que sus virtudes eclipsan los pequeños detalles como los arranques ridículos de Harry Osborn gritando "¡arg, arg, arg, odio a Spiderman, tengo mucho dinero, arg, arg, arg!", o el hecho de que un genio como Otto Octavius haya pensado que el plan de acción lógico para armar su super máquina era ROBAR UN BANCO A PLENA LUZ DEL DÍA. Y por sobre todo, ¡pobre novio de Mary Jane! ¡Lo dejó en el altar! ¡Y era un buen sujeto! ¡Porque es tratado como un momento de humor!

Hay algo en ver a Mary Jane encadenada y con la ropa mojada contra el cuerpo que le hizo muy bien a mi yo adolescente 10 años atrás, pero no logro determinar que... (?)

Pero son detalles. Por cada James Franco sobre actuando hay una cliffhanger de Harry descubriendo la guardia del duende; por cada plan ridículo del Doctor hay un Otto Octavius sacrificándose para salvar la ciudad, reafirmando la idea de que la elección existe; y por cada Tía May volando como si fuera un muñeco por los aires (sí, también es muy ridículo) hay momentos realmente bien logrados como la Tía May dándole un billete a Peter de cumpleaños (Rosemary Harris es una gran actriz)... Son esos momentos los que quedan al final.

Spider-Man 2 no es una película perfecta, pero fue la película que afirmó mi pasión por el género de los superhéroes y me invitó a creer que podíamos contar grandes historias sin límites. Es cierto que ahora existen películas con mejores guiones, mejores efectos y que incluso, objetivamente, son mejores en todo sentido (sin ir muy lejos, Capitán América: Winter Soldier), pero Spider-Man 2 que, por ahora, ninguna película le ha quitado su puesto de favorita. ¡Y eso fue la duología de Spider-Man! ¡Nos vemos en Civil War a ver a tía May siendo más joven con cada encarnación!

Farfaramir se levanta para hacerse otro café cuando una risa diabólica llama su atención.
-HA... HA... HA... HA...
-¿Quién eres? 
Se da vuelta, ve en el espejo a emo Toby Maguire.
-¿Porque me niegas Farfaramir?...
-No sé de que estás hablando. Me tengo que ir al cine.
-Oh, no. Eres débil. Lo serás hasta que no tomes el control y pongas la película. Ahora sabes la verdad... Sabes lo que Sony me hizo. Véngame.
-No...
-AVENGE ME!
-NOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!
Farfaramir arroja el control contra el espejo revelando una habitación secreta. Llena de copias de Spider-Man 3.
-¡MALDITA SEA, SAMSAGAZ, TE DIJE QUE TE NO GUARDARÁS TU BASURA EN LA HABITACIÓN MALIGNA SECRETA DETRÁS DEL ESPEJO!
-¡Perdón!

Concluirá

2 comentarios:

  1. Creo que Winter Soldier no supera a Spider Man 2 como mejor pelicula. Spider tiene un corazón único, y esta película toca todos los puntos correctos. Winter Soldier igual puede desapegar un poco al final, donde pasa todo en grande, siempre en grande. Spider nunca pierde ese tono humano y local que la hace la mejor pelicula del aracnido, y de las mejores del género.

    ResponderEliminar