martes, 22 de marzo de 2016

Superman III

Estimados Lectores:

No es sencillo hacer una película de Superman. Prueba de ello es que para muchos, todo lo que vino después de Superman II es un absoluto desastre (discutible, pero ya llegaremos a eso). No es fácil elegir sus enemigos e historia, mucho menos con un presupuesto cada vez más reducido. Y aunque no creo que haya mayor discusión de que el punto más bajo de la saga sería "Quest for Peace", muchos parecen haber olvidado la existencia de esta extravagancia fílmica que fue Superman III. No estoy bromeando: a esta altura, ya he visto todas las Supermans, pero si una me tuvo con la boca abierto por la absolutamente chiflada que es, sería Superman III. Y no lo tomen como un halago. 

No creo que haya imagen que pueda describir tan bien esta película como ésta


Título Original: Superman III
Año: 1983
Director: Richard Lester

Hagan el siguiente experimento: pregúntenle a cualquier nerd si les pueden contar de que se tratar Superman III. Los pocos que realmente la hayan visto probablemente le nerviosamente: "ah, sí, la que Superman pelea contra el hacker, bueno, ¡que tarde es, debo volar!" para luego arrojarse desde la cima de un edificio, casi como si un verdadero terror cósmico infectase sus débiles mentes, o como si un beso kryptoniano hubiese borrado aquella película de sus memorias. ¡Oh, pero anda a preguntar por Superman IV, todos te pueden recitar el discurso de las Naciones Unidas con gestos e interpretaciones, probablemente si hay más nerds presentes alguno aplauda cumpliendo el rol de los embajadores!

Y aunque parte de mí cree que es por una suerte de consenso silencioso por borrar toda prueba de la existencia de Superman III, también es cierto de que la trama de Superman III es indescriptible. No porque sea extraña, es porque realmente no se trata de nada, ¡a pesar de que, técnicamente, suceden muchas cosas! Creo que si tuviera compararla con otro desastre similar, sería con Iron Man 2, y aún así se quedaría corto porque al menos esa película no está infectada con LSD del cuarto de edición. ¿Hay factores redimentes? Sí, pero cuando les digo que esto es muy cercano a Superman IV es lo ridícula que es, no lo digo a la ligera.

Supongamos que de todos modos intentara hacer una sinopsis de esta rareza: Clark (Christopher Reeve) viaja con Jimmy Olsen a Smallville para una reunión de colegio, donde se reencontrará con su antiguo romance de colegio, Lana Lang (Annette O'Toole). Mientras tanto, una malvada supercompañía consigue a un novato pero talentoso hacker para crear super tornados en Colombia para destruir la competencia en la industria del café, ¡pero Superman está ahí para detenerlos! Y luego hay dos Superman y una computadora asesina que absorve humanos y Clark se vuelve alcohólico y... erm... ¿De qué se trataba esto de nuevo?

Su fontanero favorito, Superman

Tengo unas ganas enormes de destrozar esta película, así que mencionemos inmediatamente las cosas que SÍ me gustaron antes: Christopher Reeve, como siempre, da lo mejor de sí incluso con esta ridiculez de guión. Hay una secuencia donde lucha contra sigo mismo que, con todo lo idiota que resulta, es salvada en parte por la actuación de Reeve. Por su parte, Annette O'Toole, a quien algunos recordarán como Marta Kent en Smallville, es un gran personaje, y establece un potencial triángulo amoroso que, honestamente, no me llegó a molestar, porque Lana Lang aparece como un personaje humano y no una mera caricatura. Es una lástima que la hayan deshechado para Quest for Peace. 

Por último, me agradó que el tema de John Williams fuera reservado para el preciso momento en la película. Pero sería todo. Esta película es un tren en llamas y ni siquiera Superman con su supervelocidad puede detenerlo. 

Lo primero que salta a la vista es que esto podría haber sido un episodio de relleno en una serie cómica de Superman. Desde el principio, se nota una absoluta falta de ambición a la hora de filmar las escenas. No hay nada que refleje esto mejor que lo siguiente: la primera gran aparición de Superman ocurre para salvar a un pobre cretino que se hunde en el agua de un grifo mientras un montón de pingüinos de peluches en llamas cruzan la calle. Si están sorprendidos de que haya puesto todas esas palabras en una misma oración, pues bienvenidos sean a Superman III. ¿Saben lo mejor de esta secuencia? Que mientras esto sucede, sin ninguna elegancia, aparece el título de la película. ¡De la mejor intro de la historia a peluches asesinos, eso es progreso!

Quiero que la gente de Metropolis sepa que nuestro sistema de grifos sigue siendo el más seguro del planeta. 

No sé quien tuvo la magnífica idea de pensar que el sucesor natural a una invasión kryptoniana era una compañía de café, pero hey, estos son nuestros nuevos villanos. Son en general olvidables, salvo por Richard Pryor interpretando al antecesor espiritual de Jaime Foxx en The Amazing Spiderman 2. Diría que su interpretación salva sus escenas, pero ni el artista más talentoso podría salvar este desastre de guión, que incluye una escena del pobre idiota cayendo desde un edificio gigante y aterrizando en un tejado de vidrios porque llevaba Skies puestos... ¿Porque llevaba Skies? Porque FUCK YOU. 

Al menos los planes de Lex, con lo idiota que eran, tenían un sentido en su ridiculez: Lex en las películas quiere tierras para sí, y esa es un motivación final incluso en Superman Returns. Una vez que el plan de llenar de tornados Colombia fracasa, los malos intentan asesinar a Kal-El con una roca de Kryptonita gigante, ¡pero el plan del controlar el tráfico de grano ya no es vuelto a mencionar! Porque cuando hacia el clímax estos antagonistas han construido una computadora gigante y utilizado unos globos bicicletas para distraer a Superman, te terminas preguntando... ¿En que afecta esto al sabor de mi café? ¿Porque siguen luchando? De hecho, ¿porque sigo viendo esta película si ya se estrenó la segunda temporada de Daredevil? 

Pero hey, el plan de la Kryptonita "funciona". Y con funcionar, no quiero decir que asesinen a Superman, sino que lo transforman en un cretino ebrio y lujurioso. ¿Por qué? ¿Acaso había kryptonita roja en esa muestra? No, eso sería darle demasiado mérito a este desastre. Sucede simplemente porque la película necesita que suceda. Así que tenemos la oportunidad de ver a Superman volando borracho, y seduciendo a Lana Lang mientras personas mueren en un accidente. ¿No es lo que siempre has querido ver en una película del Hombre de Acero?

Clark Kent, rompiendo cuellos cuando a nadie le importaba

¡Pero entonces, el hijo de Lana hace ver a Clark que tomar alcohol está mal, y lo manda a terapia! Y con terapia, quiero decir a dividirse en dos personalidades distintas, una "Clark Kent bueno" y otra "Superman malo". ¿Desde cuando Clark adquirió esta habilidad? ¿Consiguió el talismán trizado del tigre de Las Aventuras de Jackie Chan? Pues... ¡A quien le importa! En defensa de esta escena, y tal como adelanté en párrafos anteriores, debo decir que es la única secuencia legítimamente entretenida de la película, con la exacta mezcla de ridiculez y suspenso como para mantenerme atento.

Porque, créanlo o no, con todo lo gloriosamente idiota que es Superman III, es una cinta extremadamente lenta y aburrida. Buena parte de la película es Superman deteniendo un desastre natural aburrido de turno o caminando con Lana Lang por el campo mirando el trigo y evitando que el hijo se quede dormido debajo de una trilladora. Creo que hay 15 minutos de película absolutamente insufribles de Superman deteniendo el incendio de una fábrica, escena en que claramente se les fue todo el presupuesto de la película, porque hacen volar todo lo que tengan a la vista. 

Pero hey, vamos al clímax. Furioso al descubrir que los malvados magnates del café lo habían transformado en una parodia de sí mismo, Clark decide ir a enfrentarlos. ¡Pero no contaban con que tuvieran un rayo láser gigante de kryptonita! Les seré sincero, deje de poner atención en esta escena porque mi ciudad de Los Simpsons en el celular era más interesante y el evento del casino del Señor Burns me tiene muy intrigado, pero el asunto en que en algún punto la computadora se vuelve malvada y absorbe a una de las secuaces. 

Otro enemigo clásico de la mitología de Superman... ¡La mujer robot!

Toda esta secuencia es un desastre cósmico a tanto niveles que prefiero no describirla. Solo diré que en un momento una de las mujeres le grita a Clark que venga a salvarlos, Clark mira con cara de "no", sale de la cueva, pasan 30 segundos y vuelva a entrar, porque le dio la reverenda gana... ¿Desde cuando Superman deja a la gente a morir? Es como si Richard Lester se hubiera quedado dormido sobre la cámara y hubiese dejado que pasara lo que pasara. Parte se debe a que Superman III pertenece a ese grupo de películas de la era en que creíamos que las supercomputadores eran artefactos mágicos que podían hacer lo que se les ocurriese de acuerdo a la trama, ¡así que venga la mujer robot!

Y bueno, eso es Superman III, ni siquiera cuenta con Lex Luthor y Lois Lane apenas tiene un cameo menor. ¿Es lo peor que ha llevado el nombre del Hombre de Acero? No, pero parte de ello reside es que la historia es tan poco ambiciosa, que su caída se ve menor a otras dos que vendrían después. Cuando termina, solo puedes decir, "bueno, es Superman luchando contra una compañía de café, ¿qué más puedes esperar?" Y sus pocos elementos redentores la ponen por encima de lo que sería el mega desastre posterior. Así es, amigos. No fue Doomsday quien asesinó a Superman, sino Quest for Peace. Preparen sus uñas largas radioactivas para mañana. 

Atentamente,
Farfaramir, el que se fue a la ruina por comprar infinitas acciones de la compañía de café hacker

5 comentarios:

  1. Como curiosidad sabías que Richard Pryor era la estrella de esta película, se planteó asi. Es más creo que cobro mas que Christopher Reeve por trabajar en el filme. Patricio Córdova.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sabía pero queda bastante presente, ¡hasta la portada es el!

      Eliminar
  2. Yo siempre pense que Superman IV era mucho menos conocida que la III.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ultimamente, la cuarta ha ganado un culto absurdo como una obra maestra de las películas malas.

      Eliminar
    2. La IV debe ser menos conocida por el cambio de distribuidor. De hecho, la daban menos en la tele. Yo la perseguia para grabar, hasta que la dieron en el canal 13 una vez....y la grabé....y creo que intente no verla más. La 3...ehh....pucha, la 3 po.

      Eliminar