lunes, 1 de febrero de 2016

Kung Fu Panda (I-II)

Estimados Lectores:

La entrada original de esta nota recitaba algo parecido a: "¡Oh, dios mío, Kung Fu Panda 3 se estrena está semana!" y luego iba a balbucear un montón de incoherencias sobre lo mucho que amaba las dos primeras entregas y como estaba emocionado de presenciar el encuentro entre Po y su padre, ¡pero hey, por supuesto que solo en Chile se estrenará un mes después que el resto del mundo! Porque hay que dejarle espacio DE 3 SALAS POR CINE CON HORARIOS COPADOS A SIN FILT... Ok, respira, respira, el doctor dijo que esto era malo para tu corazón. ¿Y saben qué? ¡Fuck this shit, hablaré de Kung Fu Panda 1 y 2 de todos modos! Si quieren detenerme, pues, ¡adelante, les mostraré mis movimientos Kung Fu...! 

Everybody was Kung Fu Fightiiiing...


Título Original: Kung Fu Panda
Año: 2008
Director: Mark Osborne

Recuerdo cuando se estrenó la primera Kung Fu Panda. Era ese extraño período en que Dreamworks implicaba necesariamente basura, mientras que Pixar apostaba por las magníficas Ratatuille, Up y Wall-E. Cuando hablábamos del estudio del niño bajo pescando en la luna, la mayoría pensaba en Shrek, y luego en animales chillones. No es sorprendente que nadie esperara NADA de Kung Fu Panda, quizás una película para dejarle a los cabros chicos mientras la mamá lava la losa pensando en fugarse con el vecino. Pero de pronto, voces empezaron a correr, "hey, ¡está es buena!", "¡Denle una oportunidad!". Desconfiado, fui al cine y salí con los ojos brillando. ¿La mejor experiencia que haya tenido en películas infantiles? No, pero de que me reí como idiota, lo hice.

Esta es la historia de Po (Jack Black) un panda vendedor de tallarines que sueña ser como "Los Furiosos 5", maestros del Kung Fu que entrenan en la cima de la colina sobre su pueblo. Y el día para conocerlos finalmente ha llegado, cuando se revele quien será elegido "El Guerrero Dragón", aquel de que hablan las profecías. Sin embargo, cuando por accidente Po termina en medio de la pista de batalla, ¡resulta ser que el maestro Oogway, una tortuga anciana estilo Yoda, cree que él es el elegido! Ahora Po deberá resistir la frustración de los Furiosos 5, y prepararse para el regreso de un antiguo guerrero del Kung Fu que viene a cobrar venganza...

Si por algún motivo no has visto Kung Fu Panda, probablemente al leer esto debes haber pensado "¡pero esto suena tan estúpido como el título anuncia!", y en parte lo es... Pero tal como el mensaje de la película busca inculcar, las apariencias engañan, y debajo de una película en la que aparecieran abundar chistes sobre pandas gordos hay una pequeña gema. Y la razón es porque, más allá de si te agrade el concepto o no, se nota la pasión puesta detrás. Hay muchísimo más esfuerzo y dedicación puesto en Kung Fu Panda de lo que necesitaría, en principio, una película sobre animales que saben artes marciales.


Lo primero que salta a la vista es lo extremadamente carismáticos que son todos los personajes (salvo el villano, pero ya hablaremos de eso). Es cierto que en la en versión en inglés al principio solo ves a Jack Black con sus epitetos rockeros describiendo todo, ya saben, "THE LENGENDARY WARRIORS OF LEGENDS!"  y otras frases Tenacious D, pero al pasar el rato, te das cuenta que Po no es solo una mala broma: es un personaje que te importa, y que quieres ver triunfar, ¡y que es extremadamente gracioso! Lo mismo el maestro Shifu, interpretado por Dustin Hoffman, quien resulta ser mucho más profundo (y divertido) de lo que parecía advertir la primera vista. Los Furiosos Cinco como conjunto son geniales, a pesar de que la única que brilla a la larga es Tigresa, interpretado por Angelina Jolie, mientras que el personaje de Jackie Chan apenas tiene líneas en la película. 

Una de las primeras cosas que llaman la atención de Kung Fu Panda es el equilibrio entre escenas de humor y escenas místicas o serias. Cuando esta película se propone ser graciosa, es para llorar de la risa, pero cuando en cambio intenta mostrar que respeta (con libertades) el arte marcial que representa y la filosofía detrás del Kung Fu, o enseñar conflictos entre los personajes un poco más complejos a "que gordo es Po", es cuando verdaderamente triunfa. ¿A veces los chistes son demasiado Dreamworks pre "Como Entrenar a Tu Dragón"? Sí, pero en general dan exactamente en el clavo. Digo, todo el asunto de la paternidad de Po da para los mejores chistes de toda la película. 

Y todo esto es logrado gracias a una animación gloriosa y única, extremadamente colorida y confortante. Las escenas del maestro Oogway son simplemente un deleite a la retina. Y ni siquiera me comiencen con las escenas de acción, la secuencia de escape del villano es alucinante, o su batalla final con el maestro Shifu. Y recuerden: esto es una película sobre un OSO PANDA QUE SABE KUNG FU. El hecho de que haya tanto esfuerzo en la animación es al mismo tiempo desconcertante y fascinante. 

Con todo, este tipo tiene lo suyo

¿Tengo problemas con esta primera parte? Sí, y pasa por todo el arco del villano, quien claramente solo existe porque, bueno, debe existir un antagonista. No es que no me agrade su transfondo o sus peleas (todo lo cual es espectacular), es mas bien su diseño y su actos presentes que resultan muy genéricos en una cinta nada genérica. Es básicamente "soy el malo, blablabla, quiero pelea, blablablabla". Y no debería ser, porque existe una tensión pasada con el maestro Shifu que debería dotar al personaje de algún interés. ¡De hecho, cuando ese arco es puesto desde la perspectiva de Shifu es muy interesante! El resto del tiempo, solo prescindible. 

Pero hey, el rol del villano es casi totalmente anecdótico. Cuando vi la primera Kung Fu Panda, no cambió en ninguna manera mi vida, pero me hizo ver que incluso en un concepto tan ridículo podía haber cariño y amor puesto. Puedes hacer algo extremadamente gracioso y absurdo, y al mismo tiempo dedicar técnica y talento en la creación de lo mismo. Kung Fu Panda es exactamente como debería ser una cinta infantil: graciosa pero con cierto peso y mensaje, y con cariño puesto en la creación de los personajes y tu mundo. Supongo que la propia película es una metáfora de esto: del como nadie confiaba en que Po se transformaría realmente en el Guerrero Dragón para luego cerrarle la boca a medio planeta. Y sin embargo, nadie podía imaginar que esta película inesperada e inocente daría lugar a una de las mejores secuelas de animación que existan...

Kung Fu Panda 2

You don't get any cooler than this

Título Original: Kung Fu Panda 2
Año: 2010
Director: Jennifer Yuh Nelson

Po ya es el Guerrero Dragón y trae paz junto a los cinco guerreros a los pueblos cercanos, pero ahora, una nueva amenaza de proporciones se aproxima: Lord Shen (Gary Oldman), el pavo real asesino ha regresado para conquistar todo China con un arma extremadamente poderosa contra la cual nada puede hacer el conocimiento de Kung Fu. Decidido a salvar China, Po emprende un viaje junto a sus cinco amigos a Gongmen, donde Shen prepara a su ejército, pero poco sospecha Po de que su nuevo enemigo se conecta con su propio pasado, y podría ser más trágico y desgarrador de lo que había imaginado en un principio.

Es cierto: la primera Kung Fu Panda nos sorprendió a todos, pero seguía siendo una simple película sobre un oso que sabe artes marciales. Kung Fu Panda 2 nos voló la cabeza. Nunca en mi vida podría haber imaginado que Kung Fu Panda 2 podría haber llevado las artes marciales, la animación, el transfondo psicológico, las emociones, e incluso el humor a estos límites. Esta es para mí la película definitiva de Dreamworks, incluso más que las gloriosas "Rise of the Guardians" o "How to Train Your Dragon 2."

Esta vez, no se trata de un simple villano: es una verdadera guerra por China. Todo se siente enorme y épico, hay decenas de personajes en pantalla y cada uno requiere tu atención, no solo en el lado de los buenos sino de los villanos, incluso los secuaces tienen su propio transfondo y diseños originales. Realmente sientes que la amenaza es como ninguna anterior. Varios guerreros del Kung Fu se han reunido por ambos lados, y lo que está en juego no es un simple pergamino sino el destino de toda una civilización. 

This is some dark shit

Y es ahí donde entra uno de mis villanos favoritos de la animación en general: Lord Shen. Holy Shit. Si existe un villano que puede ser al mismo tiempo extremadamente cómico y absurdamente aterrador, es este pavo real. Es el equilibrio perfecto. Este sujeto es sanguinario, cruel y perverso, pero sus motivaciones son claras y comprendes porque hace lo que hace. Su diseño es magnífico, y sus secuencias de batalla son ágiles y entretenidas. Hay momentos en que realmente es aterrador, particularmente cuando usa su arma o le dice a Po "Yeeeees... I was there". ¡Y sin embargo, hay otros donde es el sujeto más gracioso de toda la saga!. 

Y hablando de Po, esta película realmente ahonda en el personaje de una manera inesperada, revelando detalles sobre su pasado que no solo lo afectan a él, sino en todos los que lo rodean, particularmente su padre adoptivo. De pronto, Po no es el Panda que sabe Kung Fu porque come mucho, sino alguien que lleva cicatrices, que debe enfrentarse a la frustración y a la muerte, a la pérdida y la decepción. Y no lo voy a ocultar, esta película me pone al borde de las lágrimas varias veces, especialmente cuando nos enteramos que es lo que realmente sucedió con los padres de Po. ¡Y no puedo repetir esto más veces! ¡ES UNA PELÍCULA DE UN PANDA! ¡QUE SABE KUNG FU! ¡PORQUE DEMONIOS DEBERÍA ESTAR LLORANDO!

Pero si estaban por el humor de la primera parte, ¡no se preocupen! Esta película es aún más graciosa que la primera. Cada vez que Lord Shen y Po se encuentran exploto de la risa. Pero no es como en la primera parte donde la opción es ridiculizar al villano: es simplemente que sus intercambios son graciosos, sin perder la tensión o lo amenazante de nuestro antagonista. Hay una secuencia en que Lord Shen se prepara para recibir a Po practicando sus líneas que me mata cada vez. Gary Oldman definitivamente nació para interpretar al pavo real asesino (vaya, nunca creí que no me avergonzaría de decir esa línea). 

¡Maldito seas, Dreamworks, ahora tendré que ver una película llena de testosterona para compensar!

Pero aún me queda mencionar el elemento que eleva a esta película sobre el montón: la animación. Sí, la de la primera era hermosa, pero esta es simplemente alucinante. Hay un montaje que muestra a los furiosos cinco desplazándose hacia Gongmen, y de pronto la "cámara" corta a Lord Shen en la cima de una torre, la vista se aleja y HOLY SHIT. ¿¡QUIEN PUSO TANTO ESFUERZO EN ESTOS MOMENTOS!? ¡Esto es material de videojuegos! ¡Todo se siente gigante, las ciudades, los palacios, las hordas de Shen! Además, hay bastante animación 2D incluída que solo enriquece más y más este mundo que de pronto se ha vuelto más grande y más hermoso que nunca.

Kung Fu Panda 2 roza la perfección para mí, y si tuviera que buscar un mínimo y absurdo detalle que criticar sería que el Maestro Shifu está ausente gran parte de la película y de pronto regresa para la batalla final porque... erm... película. Todo lo demás no solo es bueno: es glorioso. No sabía como se mantendría esta película cinco años después de enfrentarla originalmente, y no solo es buena: es incluso mejor de lo que la recordaba. Si solo han visto la 1, esta es definitivamente una que no pueden omitir. Espero ansioso la tercera parte. 

Atentamente,
Maestro Farfarazun de los Cinco Picos

Posdata: Spoiler, pero tengo que comentar esto. ¡Lord Shen asesina en pantalla a su segundo al mando! ¡Y lo hace arrojándole cuchillos! Esa escena pasa muy rápido en medio de la batalla, ¡pero que demonios! ¡De donde sacaron a un tipo tan sádico para una película para niños!

1 comentario:

  1. Espectaculares películas (ambas), me quedo con la segunda parte ya que lo épico de las batallas y la genialidad del villano la elevan (para mí) por sobre la primera.
    El comentario, exquisito.
    Saludos.

    ResponderEliminar