jueves, 19 de mayo de 2016

Turbo Kid (2015)

Estimados Lectores:

¡No, no se vayan, juro que la próxima reseña es X-Men Apocalipsis! (Spoiler. No lo es, estoy esperando a los descuentos, ¡maldito "vende humos!"). Escúchenme un segundo: hoy papá Farfaramir les trae recomendación, y quizás quieran escucharla. Es una película oscura, de bajo presupuesto que ni siquiera llegó a Chile, pero que al momento de su estreno tuvo expectantes a muchos internautas por el glorioso trailer llenó de sangre, violencia, y nostalgia ochentera. Yo llegué a ella por recomendación por Red Letter Media (hack frauds!), y ahora, se las entrego a ustedes en gloria en majestad. Digo, si pueden encontrarla. 

Habían otras imágenes sin tantas letras, pero dudo que otra represente tan bien la gloria absoluta de esta película.
Título Original: Turbo Kid
Año: 2015
Director: François Simard, Anouk Whissell, Yoann-Karl Whissell

¡Bienvenidos al siniestro y desolado futuro post apocalíptico de... 1997! El agua es escasa y las Tierras Baldías son dominadas por un perverso tirano llamado "Zeus" (el cretino del ojo biónico), trayendo terror a los que aun sobreviven entre las ruinas. Nuestro héroe (que no tiene nombre) es un joven adolescente fanático de las historietas que vive por si solo en los parajes abandonados de este futuro, armado solo con una bicicleta y sus cómics. Todo cambia cuando se encuentra por accidente a una extravagente joven como él llamada Apple. Y a pesar de sus diferencias, juntos formarán una peculiar amistad y lucharán contra el tirano, con la ayuda de un traje que alguna vez perteneció a "Turbo Rider". 

Ahora, déjenme explicarles que... ¿Hey, a dónde van? ¡Pero si aún no les explico nada! ¿CÓMO QUE LA SINOPSIS ES GENÉRICA? Bueno, hay que decirlo: lo es. Es básicamente todas las películas derivadas de Mad Max y Escape from New York que existen, y así se supone que es: es un verdadero tributo a toda esa tonelada de cintas de los 80 con tramas al mismo tiempo ridículas pero asombrosas, con villanos usando armaduras improbables y armas poco prácticas pero geniales a la vista, con música directamente inspirada por los soundtrack de John Carpenter.

Pero el tributo a los 80 es algo bastante común, incluso podríamos decir que se ha hecho al punto que resulta cansino. ¿Entonces que es lo que pone a Turbo Kid especial? Bueno, es el hecho que no depende exclusivamente de rememorar aquellos gloriosos tiempos, sino que en ponerle mucho corazón a una historia que ya de por sí era extremadamente entretenida. 


¿A que me refiero con corazón? Bueno, en que los personajes e historias sean escritos y desarrollados de tal forma en que te importe lo que sucede en pantalla. No quiero decir con esto que Turbo Kid sea un guión magnífico ni que sus personajes no sean estereotipos andantes: es simplemente que la ejecución es tal que usa esos aparentes defectos como una ventaja para contar una película que no solo te absorve por el gore, la violencia o las canciones estilo Training Montage de Rocky, sino por las relaciones entre los personajes y sus posibles destinos.

Digo, el personaje de Turbo Kid es genérico, lo mismo Apple una vez que avanza la película, pero me descubrí formando un vínculo con ellos, preocupándome por los peligros a los que se metían y, honestamente, sufriendome la película hacia la última media hora. Para ser una cinta de bajo presupuesto donde vuelan más cabezas que en Highlander, me resultó particularmente emotiva y conmovedora a ratos. Turbo Kid no se queda en la simple parodia o tributo, sino que va mucho más allá transformándose en algo que lo eleva por sobre el resto.

Pero hey, si todas esas bobadas no les entusiasman, la película sí es un festival de sangre, acción y sujetos vestidos como diseños desechados de Fury Road, y lo van a pasar bomba viéndola. Supongo que tiene un poco para todos en ese sentido. Claro, si eres de los que se desmayan con una gotita de sangre, quizás deban buscar otra película. 


Por último, si pasan por alto el bajo presupuesto de algunos efectos como explosiones y rayos lásers, esta es una película bastante bien hecha y filmada, con mucho efecto práctico y secuencias de acción con buenas coreografías. Eso sin perder el enorme encanto que le pone que en este futuro todos anden en bicicletas (casi triciclos) o que la mayor arma de duelo sean martillos de carpintería: es parte del espectáculo y si lo aprecian así, van a disfrutar Turbo Kid tanto como yo.

Como sea, ¡echenle un vistazo! Sea que vienen por el gore, la acción, la aventure, y porque no, por los "feels", esta es una película que puedo recomendar casi a cualquier persona. 

Atentamente,
Farfaramir, Vendiendo Humo por docenas. 

1 comentario:

  1. por un momento pensé que sería como kung fury por suerte no lo es gracias tio farfaramir por convencerme de ver esta joyita

    Pd: algun dia reseñaras taquilleitor? podria convertirse en el buque insignia del Punto Y

    ResponderEliminar