sábado, 9 de julio de 2016

Calabozos y Dragones

Estimados Lectores:

Las primeras veces siempre son únicas. Tu primer beso, tu primer trabajo, la primera vez que ocultas un cadáver en el patio trasero... Siempre tendrán algo de especial que las vuelve diferentes a todas las demás. Bueno, hoy les voy a hablar de la primera película realmente mala de la que tengo recuerdos. Era el año 2001, y sin duda ya sabía algo de cine gracias a mi buen padre. Había visto películas que yo consideraba "No buenas", pero la noción de una película que cruzara un límite de ridiculez tan increíble no llegaría sino con Calabozos y Dragones, una joya del cine de fantasía... Fantasía, en el sentido de que es tan fantásticamente mala, que merece un lugar dentro de nuestro especial. ¿Comentamos? 

Porque nada dice más "Fantasía" que Marlon Wayans de Scary Movie


Título Original: Dungeons and Dragons
Año: 2001
Director: Courtney Solomon

Bueno, es hora de que retrocedamos en el tiempo para contarles de la primera vez que vi Calabozos y Dra...
-¡Alto ahí, farsante!
-Maldita sea, ni siquiera he comenzado la reseña y tengo que incluir uno de estos diálogos forzosos. ¿Quién eres?
-Soy "lector casual 8000" y vengo a acusarte de plagio porque esto lo hizo primero el Crítico de la Nostalgia, significa que TÚ no puedes revisarla.
-¿Cuál es la lógica de eso? Todas las películas han sido revisadas por muchos críticos, ¿significa que tengo que ser el primero? 
-¡Ah! ¡Pero la idea de revisar películas malas es original del Crítico de la Nostalgia, maldito plagiador!
-¿Querrás decir "Mistery Science Theater 3000", serie del año 1988 en que se inspiran todos los críticos actuales del internet que revisan películas malas? Además, esto es formato escrito, no video; y como iba diciendo, vi Dungeons & Dragons mucho antes que la crítica de Doug Walker siquiera existiera. Y por último, ¿qué te hace pensar que he visto todas y cada una de las reseñas del Crítico de la Nostalgia?
-¡Bla, bla, bla, iré por un abogado y volveré a destruirte!

Bueno, eso fue innecesario. Continuando con lo nuestro, todos hemos escuchado de una manera u otra de Calabazos y Dragones. No necesariamente de la película, pero si del juego en que está basado. Ya saben, cada vez que uno piensa en un super nerd, piensa en estos sujetos vestidos de enanos y elfos metidos en un subterráneo con un dado de muchas caras ante un tablero guiados por un cretino con mucha imaginación y poca vida social. 

Apasionante

Ha sido parodiado/Homenajeado hasta la muerte por Los Simpsons, Bob Esponja y otras series, siendo quizás la más notoria el episodio del Laboratorio de Dexter donde Diddie entra a arruinar el juego a su hermano, o en más recientes, en Gravity Falls con "Dungeons, Dungeons and more Dungeons". Aunque probablemente cada uno de mis lectores solo conozca a un promedio de una persona que haya jugado alguna vez el juego, de una forma u otra es parte de nuestro inconsciente colectivo.

En realidad, esta introducción es virtualmente inútil, porque la película tiene poco y nada que ver con el juego. 

Nunca he jugado el juego, pero fue ese conocimiento el que teniendo solo 11 años me llevó, cambiando de canal en la casa de mis abuelos, a dejar puesto Calabozos y Dragones en la tele. A mi corta edad, no  podía creer lo que sucedía ante mis ojos, y parte de mi vivió en negación pensando que cuando alcanzara la adultez quizás lograría comprender realmente el horror de Calabozos y Dragones. Quizás era muy joven para asimilar su mensaje. Cuan equivocado estaba. 

El Señor de los Anillo saldría un año después. No hay excusa para estos efectos.

Voy a intentar explicar la trama de esta película, pero de entrada admitiré que no la entendí ni antes ni ahora. No ayudó en nada que, al intentar iluminarme con Wikipedia quedara aún más enredado que antes, como si la maldita página estuviera narrándome un guion muy distinto al que pasó antes mis ojos. En la versión corta, un mago llamado Profion (Jeremy Irons) quiere sacar a la actual emperatriz de su reinado, para lo cual quiere valerse de un cetro que controla dragones. Sin embargo, dos ladrones, Ridley (Justin Whalin) y Snails (Marlon Wayans) se roban un pergamino o algo que creo contiene una mapa para otra cosa y ahora deben recorrer calabozos y dragones. mientras son perseguidos por los hombres de Jeremy Irons. Creo, ¡no lo sé, es una película donde muchas cosas pasan y nadie está muy seguro de por qué!

Comencemos aclarando que es lo que está esencialmente mal con esta película. Todo. Pero lo que distancia a Calabozos y Dragones de otras películas que hemos revisado en este especial es que es evidentemente una película con presupuesto, con actores ganadores de Oscar, con personas que sabían perfectamente lo que estaban haciendo. Hay algún esfuerzo puesto detrás, ¡incluso, hay un par de sets bien logrados! Eso es lo que lo vuelve aún más hilarante, tal como en el caso de Dioses de Egipto: es como invertimos millones de dolares y cientos de miles de hora de trabajo en algo tan hilarante y horroroso. 

El primer error (o acierto, depende de como lo miren) está en el maravilloso casting. Justin Whalin y Thora Birch como la hechicera al menos lo intentan, pero Marlon Wayans como el sidekick cómico le quita cualquier intento de seriedad a la película. Parece un sketch más de Scary Movie. ¡Solo faltaban chistes de marihuana y teníamos el paquete completo! La primera hora de la película es realmente desconcertante justamente por este aspecto, es casi como si hubieran querido hacer una parodia más que una real adaptación.

Y luego tenemos a Jeremy Irons. Jeremy Irons es lo mejor que le pudo pasar a esta película. 

Ganador del Oscar, Jeremy Irons

En todos mis años revisando películas, esta es la mejor peor actuación que me he encontrado. Es cierto que Eddie Redmayne seguiría su ejemplo con "Jupiter Ascending", pero esta es aún más brillante: la actuación de Irons es tan peculiar que me resulta imposible pensar que no fue a propósito. Me imagino que estaba obligado por contrato e hizo todo lo posible para que lo despidieran, gritando y haciendo sonidos, moviendo los brazos y actuando como si fuera una gran caricatura, pero el director era un pelmazo y pensó "hey, ¡eso se ve muy bien!" y dejó cada una de sus tomas. Es la única explicación razonable. Cada una de sus líneas es una carcajada asegurada. Bendito seas, Alfred, bendito seas.

Y luego esta el sujeto calvo de al lado, quien creo también hace un esfuerzo enorme por no explotar de la risa en cada escena. Alguien, por alguna razón, decidió ponerle lápiz labial azul, lo cual es al mismo tiempo brillante y una lástima: ¡creo que sin el lápiz labial, realmente se vería intimidante! En cambio, tenemos este sujeto que parece salido de un video sadomasoquista con serpientes saliendo de las orejas cada cierto rato... No estoy realmente muy seguro porque.

Con estos actores, parte nuestra primera hora de película, la que es extremadamente graciosa, salvo cuando se lo propone. Hay mucho chiste malo en Calabozos y Dragones, pero por suerte, esto es compensado con humor no intencional de la mano de Irons y compañía, y del departamento de efectos especiales que se aseguró de crear los dragones computarizados más charchas que pudieron tener a mano.

Sublime

Y entonces, algo sucede. Algo imprevisto, hermoso e inexplicable. No estoy muy seguro si algún productor vio lo que llevaban filmado y dijo, "demasiado comedia, metan unas escenas de tortura y maten al negro de forma horripilante". De pronto, la película se torna muy oscura, pero parece que nadie le dio el memo a Jeremy Irons quien sigue actuando como si estuviera en su comedia favorita. ¿El resultado? La película se torna diez veces más graciosa de lo que ya era, exactamente cuando no tiene que serlo. 

En ese sentido, debo concederle a la película, ¡es entretenida! Quizás es la mezcla de mediocridad inherente combinado con la idea de un mundo de fantasía con dragones y calabozos (al menos cumplen con el nombre) la que crea un extraño equilibrio donde la película se me pasa volando. Dura casi 2 horas, pero bien pudo durar 1. Tengo la teoría de que esta era secretamente la intención del director, porque cada vez que la película pareciera ponerse aburrida, cortamos a Jeremy Irons y las carcajadas regresan.

Hablemos del final un segundo, que siendo un niño no lo entendí, y siendo un adulto, lo entendí aún menos. Nuestros héroes ganan luego de que Jeremy Irons sea devorado por un dragón gigante (brillante), y luego Ridley acude a la tumba de su amigo negro mientras todos celebran. Dice unas palabras bonitas mientras todos observan en silencio. Y le deja una roca sobre su ataud. Pero entonces, ¡la roca se ilumina, todos se toman de la mano y se transforman en luciérnagas! Y la película termina. 


Hasta hoy, es uno de mis finales favoritos de la historia del cine. No porque sea bonito: es por el grado de gratuidad y estupidez. En ningún punto de la película se indicó que esta roca era mágica, ni que existía ningún aparato similar. Simplemente sucede. ¡Y todos a buscar a Marlon Wayans antes de que arruinara su carrera con más Scary Movies! (Spoilers: fracasaron).

Esta película es hermosa, una joya, quizás uno de mis fracasos Hollywoodenses favoritos. Si no la han visto, aprovechen con mucho alcohol. En el peor de los casos, se van a reír mucho.

Atentamente,
Farfaramir, el plagiador

Samsagaz entra en la habitación.
-¡Hey! Veo que lo estás pasando bien... ¡Quien lo diría, después de Tentacolino y The Amazing Bulk!
-Sí, las películas malas que nos han tocado por ahora han sido muy graciosas. Ha sido una racha afortunada. Quizás logremos vencer este mal sin problemas.
-¡Oh, oh! ¡Yo quiero ver la que sigue! ¡Yo, yo, yo, yo!
-No lo sé, Samsagaz, no te prometo que salga algo gracioso. Quizás estas últimas cuatro han sido la calma antes de la tormenta!
-¡Bah, patrañas, es solo que te quieres quedar con toda la diversión! ¡De seguro será algo muy cómico! 
Samsagaz saca la siguiente película. Su sonrisa perruna se transforma en una mueca de horror.
-Urm... Creo que tengo que ir a ver... algo... afuera... Y no volver nunca. 
-¡Oh, vamos, no puede ser tan MALDITASEAQUEDEMONIOSHACEESTOENLACAJA!
-Solo puede significar una cosa... Estamos cerca del final.









PREPARE YOUR ANUS

2 comentarios:

  1. Cinecutre.com ya hizo una reseña de esta pelicula hace tiempo, una escrita, y mucho mejor que esta, deberian demandarte.

    Pd: "Y le deja una roca sobre su ataud." Esta es una costumbre judia, eso significa que Snails, o como se llame el negro, es judio.

    ResponderEliminar
  2. Al menos según la reseña de GBF (https://youtu.be/lwXH1c--BzQ) el director estuvo muchísimo tiempo tratando de sacar la película que era un deseo que tenía desde que era chico!
    Que bueno que la haya podido hacer por que de verdad es una de las mierdas más hermosamente graciosas que haya visto xD

    Sobre la próxima entrada (Jack & Jill) al menos puedo decir que tiene el Dunkaccino. "Going Overboard" por otra parte es tan mala que hasta Sandler mismo está avergonzado de haberla hecho.

    ResponderEliminar